La Vinca rosea es una planta de flores simples y alegres colores. Es muy utilizada para realizar setos y engalanar jardines gracias a su larga floración que va desde primavera hasta bien entrado el otoño.

El género Catharanthus comprende ocho especies pero la única utilizada con objetivo ornamental es esta, la Catharanthus roseus, la que nos ocupa y más conocida como Vinca rosea. Cada temporada salen al mercado variedades nuevas que mejoran su capacidad de brotación, tamaño de sus flores y variedad de colores.

Es muy utilizada en jardinería para realización de macizos que junto a otras plantas se consigue un efecto muy visual en el que manchas de color y de formas distintas pueden ser vistas desde cualquier lugar. También para la construcción de arriates, que a diferencia del macizo, aquí se utiliza un muro o pared a modo de telón de fondo con el objetivo final de crear una diversidad lo más variada posible sin que ninguna especie predomine entre las demás.

También se utiliza mucho para la creación de setos con la finalidad de construir muros vegetales decorativos que además sirven de cortavientos y proporcionan intimidad, separan ambientes, delimitan zonas del jardín o forman borduras naturales.

La Vinca rosea cuenta con numerosos usos en medicina. La decocción de las hojas y las flores frescas se emplean contra numerosas dolencias y enfermedades en muchos países del mundo. Pero nunca es aconsejable hacerlo por nuestra cuenta ya que cuenta con sustancias que pueden ser tóxicas tanto para las células malignas como para las células sanas del organismo.

Macizo de Vinca rosea de flores blancas

El origen de la Vinca rosea

Esta planta es originaria de la Isla de Madagascar, pero en la actualidad es común en muchas regiones tropicales y subtropicales de todo el mundo. Entre sus nombres populares encontramos: Vinca de Madagascar, Teresita, príncipe, Vinca tropical, Vinca rosa, Carantus, periwinkle, pervinca de Madagascar, dominicana, pervinca rosa…

Hasta llegar al nombre botánico de Catharanthus roseus, tuvieron que intervenir varios botánicos, ya que esta especie conocida comúnmente en los países de habla inglesa como periwinkle o pervinca de Madagascar, ha recibido tres nombres científicos: Vinca rosea, Lochnera rosea, Catharanthus roseus, razón por la que Stearn en 1966 investigó para determinar qué nombre era el correcto, y encontró que desde 1920 los botánicos habían acordado adoptar para la flora de las Apocinaceas de las Indias Occidentales el nombre de Catharanthus roseus (L.) G. Don. Ludwing Reichenbach fue el primero en 1928 que reconoció que la Vinca rosea L. poseía caracteres diferentes a la Vinca propiamente dicha, por lo que debía incluirse en otro género, proponiendo el nombre genérico de Lochnera; En 1948, Pichon reseñó 34 diferencias entre Lochnera y Vinca. En 1835 George Don había designado por Catharanthus al género tipificado por Vinca rosea, por lo tanto Catharanthus que G. Don publicó en 1835 tenía prioridad sobre Lochnera. Fundamentado en lo anterior, Stearn planteó en 1966 que el nombre correcto debía ser Catharanthus roseus (L.) G. Don; familia Apocinaceae, subfamilia Plumerioideae, tribu Alstonieae.

¿Cómo es la Vinca rosea?

Estamos ante una planta herbácea o arbusto perenne, pero que se cultiva como anual por el hecho de que pierde su forma airosa con los años. Puede llegar a alcanzar una altura de un metro y que con el tiempo desarrolla un tallo leñoso cerca de la base.

Sus hojas de un precioso color verde brillante, son ovales a oblongas que van de 2,5 a 9 cm de longitud y de 1 a 3,5 cm de anchura, carecen de vellosidad y se presentan en pares opuestos con nervio central pálido y un corto peciolo de 1 a 1,8 cm de longitud.

Las flores con un tubo básico de 2,5 a 3 cm de largo poseen una corola de 2 a 5 cm de diámetro de 5 pétalos como los lóbulos. Las encontramos en diversos colores que van del blanco al rojo, pasando por el rosa claro, fucsia, lila, salmón… algunas con el centro rojo más oscuro. El fruto es un par de folículos (como vainas) de 2 a 4 cm de largo y 3mm de ancho.

Vinca rosea en rojo con centro blanco

Cuidados de la Vinca rosea

La Vinca rosea requiere ubicarse a pleno sol o a semisombra, ya que una falta de luz directa la hará crecer de forma excesiva y su floración será escasa y de mala calidad. En el caso de estar en el interior del hogar, debemos situarla cerca de la ventana con la mayor fuente de luz posible.

Las temperaturas ideales se situan entre 14 a 18ºC nocturnos y de 25 a 30ºC diurnos. Por debajo de ellas su desarrollo se ralentizará y por encima se acelerará, en ambos casos, su crecimiento no será el idóneo.

Es una planta resistente a cualquier tipo de suelo, siempre y cuando este le aporte un buen drenaje y se mantenga húmedo todo el año.

El sustrato indicado en caso de trasplante sería un sustrato universal o sustrato para plantas de exterior, aunque también se puede llegar a utilizar, dada su rusticidad un sustrato para plantas de interior, con un pH de entre 5,5 y 6,5. La Ec (conductibilidad eléctrica del sustrato) ideal debe de situarse entre 1 y 1,2.

La Vinca rosea para tenerla perfecta se debe regar de forma regular. El riego debe ser copioso en el verano, sin que lleguen nunca a saturar el suelo. En invierno solamente mantendremos algo húmedo el sustrato.

Crecerá y florecerá mejor si la abonamos. Durante su período de floración hay que abonarla con un fertilizante cada 10 días que además de contener NPK contenga microelementos, importantes para el crecimiento de la planta.

Para que nuestra Vinca rosea, tenga un bonito porte y follaje debemos podarla al final del invierno, a 7-8 cm de la base.

Se multiplica generalmente por semillas, aunque también puede realizarse mediante esquejes de tallo semilignificados, sin hojas, aunque tienen un bajo porcentaje de enraizamiento.

Plagas y enfermedades de la Vinca rosea

Es una planta muy resistente. En general, no precisa de mayores cuidados. Sin embargo, debemos tener en cuenta que en épocas de lluvia intensa suele ser propensa a adquirir Colletotrichum sp., enfermedad de origen vírico que le ocasionaría amarilleamiento y deformación de los tallos y las hojas. También el Pythium, Thielaviopsis y Rhizoctonia pueden aparecer.

Las plagas más comunes que se pueden presentar son el Thrips, pulgón y las orugas.

Esta Vinca rosea pertenece a La Colección MaQu