Arbustos

 

Arbustos ornamentales

A diferencia de los árboles, los arbustos tienen tallos leñosos, generalmente ramificados desde el suelo y alcanzan una altura que en muchas especies no suele sobrepasar los tres metros.

Los hay tanto de hoja caduca como perenne, cuyo valor ornamental destaca en sus hojas y/o en flores incluso frutos, sin olvidar sus formas e inclusive su aroma en determinadas especies. Se pueden plantar aislados o en grupos para crear setos y borduras… en definitiva: son esenciales en la mayoría de jardines.

R

Encontrará las plantas MaQu en los mejores Centros de Jardinería

Boronia crenulata

Este arbusto de crecimiento moderado florece de forma continuada durante todo el año, es resistente a la sequía y a las heladas de hasta -6ºC.

Leucophyllum frutescens

Elegante arbusto que llama la atención desde lejos por su aspecto grisáceo, debido a la vellosidad plateada de su follaje donde resaltan sus flores violeta.

Syringa vulgaris

Conocido como Lilo o Lila a pesar de su delicado aspecto, es una planta fuerte, muy resistente y con una floración aromática muy llamativa.

Plumbago capensis

El Plumbago capensis es un arbusto de alto valor ornamental, de follaje perenne y trepador que resulta muy decorativo por sus flores azules en jardinería.

Grevillea juniperina

Este resistente e insólito arbusto llama mucho la atención por sus atractivas flores sin pétalos y con largos pistilos que parecen arañas.

Nandina domestica

Aunque no tiene ninguna relación botánica, por su parecido se le llama ‘bambú sagrado’. Lo más atractivo es su follaje de tonalidades cambiantes.

Myrtus communis

Este arbusto es más conocido por Arrayán: Nombre de uno de los patios de La Alhambra de Granada, en donde abunda con sus flores blancas.

Calluna vulgaris

Este subarbusto se caracteriza por su preciosa floración en jardinería. Es ideal para macetas y jardineras en balcones, terrazas e interiores.

Hebe

Este pequeño y elegante arbusto que adoran las mariposas, es una planta perfecta para llenar de color las macetas de la terraza.

Idiomas »