Muy utilizado en jardinería para formar setos por su rápido crecimiento, aunque lo más característico es que está especialmente adecuado para jardines costeros.

Se trata de un rústico arbusto de crecimiento rápido que popularmente se le conoce con nombres como Siempreverde, Mioporo, Antorchasis o Transparente, ideal en climas cálidos o templados, en especial en zonas de costa donde ha llegado incluso a asilvestrarse.

Como decíamos al comienzo este arbusto es muy apreciado en jardinería porque se trata de plantas muy resistentes, de crecimiento muy rápido con el que se pueden formar setos, barreras cortavientos, borduras, macizos y también como ejemplares arbóreos quedando ideales con la copa redondeada con numerosas ramas.

Son perfectos para formar setos con lo que se consigue una gran intimidad. No necesita muchos cuidados, lo que lo hace adecuado para jardines sostenibles y de bajo mantenimiento.

El origen del Myoporum acuminatum

Este arbusto pertenece al género Myoporum al que pertenecen unas 30 especies, distribuidas por Hawai, Isla Mauricio, Nueva Zelanda, Asia y principalmente en las regiones templadas y semiáridas del sur y del este de Australia.

Myoporum en cultivo

Las especies más populares son Myoporum acuminatum también llamado Myoporum tenuifolium, Myoporum parvifolium, Myoporum viscosum, Myoporum insulare y Myoporum petiolatum y todas pertenecen a la familia de las Scrophulariaceae.

Concretamente el origen del Myoporum acuminatum está en Nueva Zelanda.

¿Cómo es Myoporum acuminatum?

Este arbusto de porte compacto, no supera en altura los cinco metros. Posee una corteza pardo-grisácea, rugosa y asurcada, y sus ramitas van del color verde al pardo rojizo desprovistas de pelos.

Su follaje perenne está formado por brillantes hojas verdes, lanceoladas de unos ocho cm. de longitud por el haz y algo más pálidas en el envés donde al mirarlas al trasluz vemos abundantes glándulas puntiformes que forman sus depósitos de esencia.

Sus flores hermafroditas nacen aisladas en ramilleres de las axilas de las hojas. Son pequeñas flores blancas con el cáliz de 2 a 3 mm. que hacen su aparición en primavera, pero no resultan ser lo atractivo de la planta a pesar de su forma estrellada.

Sus frutos carnosos del tamaño de un guisante por el contrario sí son más decorativos, siendo al principio verdes y al madurar de un púrpura oscuro. Estos frutos al ser ingeridos por los pájaros ayudan a su diseminación.

Myoporum, flor y fruto

Cuidados del Myoporum acuminatum

Aunque puede vivir en semisombra, su ubicación ideal es a pleno sol para que crezca de forma compacta. Aguanta perfectamente el viento del mar.

Resiste bastante bien el frío y las heladas si estas no son muy persistentes.

En cuanto al suelo es capaz de prosperar en terrenos pobres y secos, aunque en terreno fértil y bien drenado vegetará mejor.

Es resistente a la sequía, por lo que los riegos deben ser moderados. Cuando está tiempo establecido y en lugares donde la lluvia es constante, como en los climas atlánticos y subtropicales, no hace falta ni regarlo.

Digamos que no necesita abonado, pero agradece que alrededor de la planta cada dos años se le aporte materia orgánica. Esto se realizará a finales de febrero o principios de marzo, los primeros años siguientes a la plantación, así crecerá más frondoso.

En cuanto a la poda, no la precisa a no ser que sea de formación, cosa que soporta muy bien. Cuando veamos alguna rama seca también la debemos eliminar.

En verano y de forma más rápida que las semillas, lo multiplicaríamos mediante esquejes semileñosos. A partir de semillas, debemos sembrarlas en primavera en semillero.

Plagas y enfermedades del Myoporum acuminatum

Al ser un tipo de plantas muy resistentes y de bajo mantenimiento, no suelen presentar problemas de plagas y enfermedades.