Estamos ante un pequeño arbusto con una característica muy atractiva: el engrosamiento de la base de su tronco que funciona como almacén de agua

Como decimos uno de sus principales atractivos es el caudex o lignotubérculo que de forma botánica describe una forma de la morfología del tallo, en la que aparece como un engrosamiento o alargamiento en forma de esfera, normalmente leñoso.

Esta peculiar forma de engrosar su tallo principal, le sirve para realizar reservas de agua por lo que es una planta muy resistente a la sequía, además de ornamentalmente darle un cierto aspecto de bonsái.

En su país de origen estas plantas parecen pequeños baobabs. Gracias al trabajo de las empresas obtentoras de nuevas variedades se han logrado producir variaciones muy bonitas en especial en el tamaño, forma y color de sus flores.

El origen del Adenium obesum

Este Adenium obesum es originario del este y sur tropical y subtropical de África y Arabia, donde está presente de forma natural en países como Angola, Namibia, Senegal, Socotra, Somalia, Sudáfrica, Sudán, Tanzania, Yemen y Zimbabwe por ejemplo.

Pertenece a la familia Apocynaceae, siendo su nombre científico Adenium obesum, aunque popularmente se le conoce como rosa del desierto, rosa de invierno, adenio, adeno, kudu y sabi star.

Se dice que su nombre puede derivarse de Adén, la región del Golfo del mismo nombre que da la entrada al Mar Rojo.

El género Adenium spp. lo forman 15 especies de arbustos. Las más conocidas son: Adenium arabicum, Adenium coetaneum, Adenium somalense, Adenium speciosum y Adenium obesum, esta última es la más popular.

Adenium obesum en su hábitat natural

¿Cómo es el Adenium obesum?

Este pequeño arbusto de crecimiento lento, en su estado natural puede alcanzar de uno a tres metros de altura. Se comercializa en forma de pequeño arbusto en maceta, ramificado y compacto, dando como resultado una planta ornamental de aspecto exótico con muy bellas flores.

La base de su tronco aparece engrosada como una esfera, lo que de forma botánica se conoce como caudex o lignotubérculo que le permite almacenar agua.

Las hojas del Adenium obesum de color verde intenso, están dispuestas en espiral con una textura coriácea. Son simples, enteras y ovaladas que miden de 5 a 15 centímetros de longitud y un ancho de 4 a 8 centímetros, dependiendo del estado de desarrollo de la planta. Estas hojas en periodo de sequía suelen caer como medida de defensa y de esta forma la planta pasa a estar en reposo vegetativo. Si se cortan las ramas ú hojas estas segregan látex (su savia), una sustancia de aspecto lechoso que puede irritar la piel.

La floración se efectúa en verano, aunque como planta en maceta puede florecer en periodos más largos. Las flores son tubulares, miden de 2 a 5 centímetros y poseen cinco pétalos que en su conjunto le dan un tamaño de entre 4 a 6 centímetros de diámetro. Son muy parecidas a las del género Nerium. Son de color rosa claro con un borde más oscuro y el interior es de color crema o amarillo pálido, con cinco estambres en el centro. En las nuevas variedades las flores pueden ser rojas, fucsias, rosadas o casi blancas y en ocasiones con degradados de color.

Su fruto es en forma de vaina que contiene varias semillas.

Cuidados del Adenium obesum

El Adenium obesum en su hábitat natural donde la escasez de agua forma parte de su día a día, crece de forma dispersa por esos territorios. Y aunque es una planta que es capaz de vivir en condiciones extremas, al igual que pasa con los cactus, si le ofrecemos las mejores condiciones, se desarrollará mucho mejor.

Su ubicación será en un lugar soleado en climas más bien cálidos y sin riesgo de heladas persistentes. Como en el jardín lo podemos dejar crecer de forma más natural, hay que tener en cuenta a la hora de su plantación, que debemos alejarlo de otras plantas de uno o dos metros, porque con el tiempo adquirirá la envergadura característica de su especie.

Si está en el interior debe estar en lugares bien iluminados, cerca de una entrada de luz como una ventana evitando que el cristal haga efecto lupa, que dañaría su follaje y evitando también las corrientes de aire. En lugares con poca iluminación perderá todas sus hojas y puede morir.

Al Adenium obesum le gustan las temperaturas más bien altas, por encima de los 25ºC. Cuando baja de los 15ºC puede resultar dañado perdiendo el follaje e incluso con pudriciones en la raíz.

A la Rosa del Desierto, le debemos asegurar si la plantamos en el jardín que tenga el suelo un buen drenaje, que sea fresco, ligero, con buena aireación y fértil. Para cultivarlo en maceta lo podemos hacer con un sustrato por ejemplo de los especiales para cactus, incorporando en la base de la maceta grava o arcilla expandida.

Adenium obesum en cultivo

El Adenium obesum tolera bastante la sequía, recordemos que cuenta con su característico engrosamiento de la base de su tronco llamado caudex y que funciona como almacén de agua. No debe estar encharcado por eso es importante el drenaje. Lo regaremos cuando lo necesite comprobando la humedad porque le gusta alternar una ligera sequedad entre riego y riego.

Aunque no es una planta muy exigente, se desarrolla mucho mejor si se la abona. Desde primavera, verano y mediados de otoño que es su período de máximo crecimiento lo abonaremos cada 15 días con un fertilizante para cactáceas o para plantas de exterior de flor, a la dosis más baja recomendada por los fabricantes.

En el jardín normalmente se deja que crezca de forma natural, pero según se desee su formación, podemos ir recortando sus puntas para conseguir un arbusto pequeño más brotado y compacto.

Se puede reproducir tanto por esqueje como por semilla. En el primer caso será desde mediados de primavera a finales del verano cuando cortaremos los esquejes tomando trozos de ramas de unos siete cm de longitud, untando su base con una hormona de enraizamiento para favorecer la emisión de raíces antes de introducirlo en el sustrato. En el caso de utilizar las semillas las sembraremos durante los meses de primavera y verano.

Plagas y enfermedades del Adenium obesum

El Adenium obesum aunque es una planta bastante rústica y de bajo mantenimiento que no suele presentar problemas de plagas, pueden aparecer pulgones o ácaros que debemos controlar con insecticidas y acaricidas.

Las enfermedades de aparecer serían con el exceso de riego, ya que el exceso de humedad es su principal enemigo, provocando la aparición de hongos y la pudrición de su sistema radicular.

¿No te hace ilusión tener un pequeño baobad en casa?

Idiomas »