La Muehlenbeckia complexa es muy utilizada en zonas de fuerte influencia marítima, expuestas a la salinidad y a los fuertes vientos.

Como tapizante forma muy rápidamente densos y extensos tapices, por lo que resulta ideal en rocallas o zonas de acceso difícil. También como trepadora sobre muros y celosías se enreda rápidamente, ya que necesita de un soporte para expandirse.

En maceta como planta colgante queda ideal en el jardín, terraza y balcones a pleno sol. También como planta de interior si dispone de un lugar bien iluminado crecerá estupendamente. La Muehlenbeckia complexa queda muy decorativa en macetas anchas, redondeadas y de poca altura.

Es una planta muy vigorosa que requiere que se la controle con podas de mantenimiento para que no se desproporcione, si la tenemos como tapizante o trepadora. En maceta se la puede controlar mejor.

El origen la Muehlenbeckia complexa

Las Muehlenbeckia son plantas perennifolias originarias del hemisferio sur, principalmente de Sudamérica, Papúa Nueva Guinea, Australia y Nueva Zelanda. El género está compuesto por más de 20 especies.

Las más populares son Muehlenbeckia axillaris, Muehlenbeckia hastulata y Muehlenbeckia complexa, que es la que nos ocupa.

La Muehlenbeckia complexa es originaria de Nueva Zelanda, de las Islas Salomón y pertenece a la familia de las Poligonáceas.

Popularmente se la conoce como ‘Enredadera de alambre’ porque emite unos finos y largos tallos en tonalidad rojiza, muy fuertes y difíciles de romper, de ahí su nombre, como también estos: vid colchón, collar vid, vid alambre, alambre de encaje vid, vid ángel, colchón de maleza alambre…

Muehlenbeckia complexa en valla y en plena floración

¿Cómo es la Muehlenbeckia complexa?

Estamos ante un pequeño arbusto perenne, de crecimiento rápido y porte rastrero o trepador que puede llegar a alcanzar hasta cinco metros de altura.

Sus abundantes hojas pequeñas resultan muy decorativas. Son ovaladas de color verde intenso y brillante, de extremos redondeados que crecen a lo largo de sus finos y fuertes tallos de color rojo púrpura brillante, al igual que sus peciolos y con el tiempo el borde de sus hojas.

Sus flores surgen agrupadas y son insignificantes, de color blanco amarillento que hacen su aparición a mediados del verano hasta finales de septiembre. Sus frutos son bayas redondeadas, céreas de color blanco con semillas negras.

Cuidados de la Muehlenbeckia complexa

Es una planta muy resistente y fácil de cultivar, que prefiere una situación soleada aunque soporta bien la semisombra. Si la tenemos en el interior lo colocaremos en lugares bien luminosos. Es ideal para zonas de fuerte influencia marítima, expuestas a la salinidad y a los fuertes vientos.

Si la cultivamos en climas con inviernos muy fríos, lo haremos en maceta, para protegerla más fácilmente si hay riesgo de helada, porque con la temperatura muy baja pierde parte de su follaje. Si está en maceta y hay riesgo de heladas persistentes la podemos trasladar a un lugar protegido con rapidez. Podemos decir que el rango mínimo de temperaturas con las que puede lidiar son las de la Zona 8, entre los -12,2 a -6,7ºC.

Prefiere los suelos ricos en nutrientes, aunque es capaz de adaptarse a cualquier tipo de suelo, con la salvedad de que tenga buen drenaje. En maceta utilizaremos el sustrato universal para su trasplante.

Si queremos realizar un macizo o arriate plantaremos varios ejemplares respetando una distancia de plantación entre ellos de unos veinticinco centímetros.

En verano, con temperaturas altas, el riego debe ser frecuente si tenemos a la Muehlenbeckia complexa en maceta o son ejemplares jóvenes plantados en suelo, el sustrato debe permanecer ligeramente húmedo. Si se trata ya de plantas establecidas en suelo pueden aguantar períodos breves de sequía pero prefiere los suelos con una cierta humedad constante, aunque bien drenados, ya que no admite los encharcamientos. Ya en invierno y con la temperatura más baja, distanciaremos el riego un poco más. Recordemos en el caso de que esté en maceta, si tenemos puesto un plato debajo, retirarle el agua sobrante después de haber regado.

Muehlenbeckia complexa de la Colección MaQu de Poleplants

Será al comienzo de la primavera la época mejor para trasplantarla cuando lo necesite.

Debemos enriquecer el sustrato donde están plantadas al final de invierno y al final de verano. Para ello esparciremos abono de liberación lenta para arbustivas alrededor de las plantas y rastrillaremos el suelo, para que los gránulos queden enterrados regando a continuación. Si está en maceta podemos realizar el mismo tipo de abonado.

Estamos ante una planta de crecimiento rápido, muy invasora que coloniza con rapidez el espacio, por lo que mediante podas controlaremos su crecimiento que se puede desproporcionar si no se efectúan recortes o podas de mantenimiento. Estos los haremos al final del invierno.

Su reproducción es sencilla mediante esquejes apicales.

Plagas y enfermedades de la Muehlenbeckia complexa

Cuando compramos una planta de la colección MaQu tenemos la garantía de que está completamente sana. Una vez en casa y según donde la ubiquemos puede sufrir invasiones de plagas de plantas colindantes si estas están afectadas.

La Muehlenbeckia complexa es una planta bastante resistente y de bajo mantenimiento por lo que no suelen presentar problemas de plagas y enfermedades. Aquellas que la pueden atacar básicamente son la araña roja, el pulgón y la cochinilla. Para los cuales podemos utilizar productos específicos para combatirlos, aunque lo mejor son los tratamientos preventivos.

En cuanto enfermedades pueden aparecer por exceso de humedad y baja temperatura la Botritys, que igualmente se puede tratar con un fungicida.

La Muehlenbeckia complexa la encontramos dentro de la Colección de Plantas MaQu.