Estamos ante una planta excelente para su exposición en maceta, aportando colorido y elegancia a cualquier ambiente.

Es una planta muy apreciada gracias a su constante despliegue de flores naranjas, amarillas o salmón que contrastan con su atractivo follaje en verde brillante.

La Crossandra es una planta versátil que puedes disfrutar tanto en el interior como en el exterior del hogar, todo dependerá del lugar donde vivas.

Tiene un período largo de floración y es ideal en zonas con clima suave como planta anual creando manchas multicolores en macizos y arriates con exposición en semisombra.

Y qué duda cabe que las plantas aportan un toque de vida y color a las estancias. La Crossandra es una de esas plantas que nos puede proporcionar ese buen activo para relajarnos y para crear rincones donde disfrutar de un instante de paz. Su exposición en el interior nos hará sentir bien, porque es una planta que trasmite bienestar, tranquilidad y alegría.

Muchos eligen el recurso fácil de las plantas artificiales con el afán de conseguir ese toque que aportan las plantas a los espacios interiores; no lo hagas, porque ni el resultado es el mismo y por supuesto tampoco consigues los beneficios que aportan las plantas vivas.

Ellas por ejemplo tienen la capacidad para generar humedad en el ambiente, lo que hace disminuir la electricidad estática en el hogar. Además ver perpetuar en el tiempo esa buena vibración que sentiste al colocar por primera vez esa planta en tu hogar, te hará sentir bien y a partir de ahí, un sinfín de posibilidades, porque siempre encontrarás un rincón perfecto para las plantas, ellas son el aliado perfecto para combinar con muebles y elementos decorativos, incluso algunos ejemplares pueden tomar el protagonismo de la estancia en la que se encuentran.

Crossandra infundibuliformis MaQu

El origen de la Crossandra infundibuliformis

El género Crossandra sp. comprende unas 86 especies descritas, pero sólo 54 de ellas son las aceptadas. De las más conocidas y cultivadas como planta ornamental: Crossandra infundibuliformis y Crossandra nilotica. Se trata de plantas herbáceas perennes originarias de las zonas semitropicales de Asia, África, Madagascar y Arabia, que pertenecen a la familia de las Acanthaceae y se introdujo en Europa a principios del siglo XIX.

El nombre Crossandra proviene del griego krossos ‘frangia’ y andros ‘macho’, refiriéndose este último al hecho de que las anteras (los órganos de reproducción masculinos) están deshilachados. En el lenguaje coloquial a esta planta se la conoce como Justicia o Crosandra.

¿Cómo es la Crossandra infundibuliformis?

Es una planta perenne de porte vertical, cuya vida dura varios años, aunque al tercero su floración va decayendo. Son plantas ideales para cultivar en maceta ya que apenas alcanzarán unos 50 cm. En estado silvestre puede alcanzar alrededor de un metro de altura. Cada año emiten ramas herbáceas que permanecen sólo durante un ciclo vegetativo para luego secarse y volver a brotar.

Las hojas de un bonito color verde brillante intenso, son lanceoladas, grandes, con los márgenes ondulados y las nervaduras muy pronunciadas.

La floración aparece en primavera y dura hasta el otoño. Sus flores según especie o variedad pueden ser de color naranja, amarillo o salmón. Estas aparecen por encima del follaje en delgados tubos agrupadas en inflorescencia en espiga.

Los frutos son vainas que en su interior contienen de una a cuatro semillas.

Crossandra amarilla

Cuidados de la Crossandra infundibuliformis

La Crossandra infundibuliformis se considera más bien una planta de interior porque solicita temperatura y humedad constante, algo que al exterior es más difícil de conseguir. Debemos ubicarlas con muy buena iluminación, humedad ambiental óptima, recordemos que su origen es tropical y con una temperatura que no baje de 12ºC.

Con estas premisas, podemos disfrutarla al exterior sin exponer la planta al sol directo y alejándola de las corrientes de aire.

La Crossandra precisa de una tierra rica en materia orgánica, algo ácida, ligera y con buen drenaje. Si no le aportaremos humus y turba para adaptarla. Un buen sustrato puede ser el especial para plantas acidófilas.

Si la tenemos en maceta debemos asegurarnos de que tiene buen drenaje ya que no tolera el encharcamiento y así mantendremos su sistema radicular sano. En la base colocaremos una pequeña capa de grava o arcilla expandida. Su trasplante se realizará en primavera cuando las raíces hayan ocupado todo el espacio con un sustrato ligeramente ácido o con un pH neutro. Si la maceta es de barro debemos saber que es un material poroso que permite al sustrato traspirar. Siempre retiraremos el agua sobrante del posamacetas.

Crossandra rosa

En cuanto al riego, debemos mantener el sustrato húmedo pero no excesivamente para que no llegue a encharcarse, ya que eso causaría pudriciones, en el tallo en particular. La Crossandra es una planta que le gusta el entorno húmedo por lo que la pulverizaremos en los períodos más calurosos sin mojar las flores o le aportaremos esa humedad a través del posamacetas sin que el agua toque el sistema radicular, llenándolo cada vez que el agua se evapore.

Agradecerá que se la abone con un fertilizante para plantas de flor, que además de contener los macroelementos (N-P-K) contenga también microelementos como hierro, manganeso, cobre, zinc, boro, molibdeno; todos importantes para el correcto desarrollo de la planta. Así que en el agua de riego incorporaremos el abono para aplicarlo en primavera y verano cada quince días a una dosis algo menor que la indicada por el fabricante.

Cuando finalice el período de floración, la Crossandra debe ser podada reduciendo las ramas hasta digamos dos tercios de su longitud, así la planta tendrá el follaje renovado y es una oportunidad para mantener la forma deseada.

La Crossandra se multiplica por esqueje y por semilla. Aquí queremos apuntar, que siempre que se reproduce una planta por semilla no estaremos seguros de tener una planta igual a la que reproducimos por la intervención de la variabilidad genética, por lo que siempre se opta por el esqueje para conseguir una planta precisa, con las mismas características.

La multiplicación por esqueje la haremos en primavera y si optamos por semilla las sembraremos en marzo.

Plagas y enfermedades de la Crossandra infundibuliformis

Normalmente adquirimos plantas sanas; una vez en nuestro hogar es donde, por cultivos colindantes, malas praxis o situaciones que escapan a nuestro control, cuando pueden verse afectadas por plagas, enfermedades y fisiopatías.

Crossandra infundibuliformis MaQu
 

Fisiopatías:

  • La planta no florece: Esta fisiopatía se debe a falta de luz, por lo que debemos situar a la planta en una ubicación correcta.
  • Las hojas ennegrecen: Especialmente en invierno si la planta ha estado expuesta a bajas temperaturas, observaremos esta sintomatología. Debemos eliminar las hojas dañadas y corregir su ubicación a una zona con más temperatura.

Enfermedades:

  • Follaje lacio: Esto suele ocurrir por varias causas y una de ellas es el exceso de riego. Cuando veamos que la planta tiene humedad suficiente y las hojas están lacias probablemente estamos ante un ataque de hongos. Puede ser Rhizoctonia spp., Phytophtora spp. o Pythium spp., todos ellos agentes patógenos que provocan podredumbre en tallo y raíces. Debemos combatirlos con tratamientos fungicidas, pero lo mejor es controlar el riego para evitar la humedad excesiva.

Plagas:

  • Hojas amarillas con manchas: Con el calor y la falta de humedad del verano muchas plantas son atacadas por la araña roja. Las hojas amarillean, se abarquillan, se tornan polvorientas y caen. Incluso podemos ver sutiles telarañas en el envés de las hojas. Para evitar este ataque debemos pulverizar la planta o buscarle un entorno con humedad acompañado de otras plantas. Si la planta está afectada la trataremos con un acaricida.
  • Pequeños insectos sobre la planta: Son los famosos pulgones, insectos muy comunes que debemos combatir de forma preventiva con insecticidas ecológicos preferentemente.

Date el capricho de tener esta planta con alegre floración que aportará color y vitalidad a cualquier estancia.