Su aspecto piramidal sumamente atractivo, hace que a menudo sea la respuesta cuando nos planteamos elegir, el árbol de Navidad natural.

Nunca una planta como la Picea glauca ’Cónica’ llama tanto la atención por su forma perfectamente cónica. Su uso aislado en un jardín, en medio del césped, con un alcorque algo elevado y recubierto de corteza de pino, constituye un elegante punto de referencia en el paisaje.

En rocallas es una planta ideal en combinación con otras coníferas enanas, ya que no tiende a profundizar mucho su sistema radicular. Y formando grupos con otras piceas, coníferas y arbustos es muy empleada en jardinería, por el toque blanquecino de su follaje -de ahí que se le conozca también como abeto blanco– y por su rusticidad y resistencia al rigor invernal.

Su lento crecimiento nos permite cultivarla en maceta, lo que es ideal si lo que tenemos es una terraza o balcón. Su porte piramidal tan atractivo hace que sea de las especies más elegidas a la hora de adquirir un árbol de Navidad natural, ya que podremos disfrutarlo de año en año sin ningún inconveniente. Pero hay otro detalle importante, a diferencia de los Abies o abetos, las hojas de las Piceas spp. no forman agujas puntiagudas, así que si hay niños en casa, es algo fundamental para evitar contratiempos.

También es muy utilizada para bonsáis.

En MaQu disponemos de cuatro formatos para su venta: Maceta de 13 cm Ø y Contenedores de 2 litros, 5 litros y 12 litros.

El origen de la Picea glauca ‘Cónica’

Antes que nada hablaremos del género Picea. Se trata de un género de coníferas compuesto por unas 35 especies que pertenecen a la familia Pinaceae. Tienen su origen en las regiones montañosas del Hemisferio Norte.

Frutos de Picea

Aunque vamos a centrarnos en la Picea glauca ‘cónica’, hay otras especies de Piceas spp. con cuidados similares que se cultivan como ornamentales en parques y jardines de todo el mundo:

  • Picea abies: Anteriormente era conocida como Picea excelsa. Se la conoce de forma común como Picea de Noruega, Picea europea, Picea común o incluso como abeto rojo, aunque no lo sea. Esta conífera es originaria de la parte central y este de Europa. Resiste hasta los -18ºC y puede alcanzar de 30 a 70 m de altura con un tronco de 1 a 1,5 m de diámetro.
  • Picea omorika: Se distingue por su porte muy estrecho y su silueta colgante. Conocida como Pícea de Serbia es originaria de Serbia, Bosnia Herzegovina y puede alcanzar hasta 30 metros de altura. Es una de las Piceas con agujas aplanadas.
  • Picea sitchensis: Conocida como Picea de Sitka, su porte es ancho con acículas verdes y gris plateado. Es originario de América del Norte y puede llegar a alcanzar en altura hasta 50 metros con un ancho hasta 15 metros. Es ideal para caminos.
  • Picea glauca: Esta conífera es originaria del norte de Norteamérica, en concreto del centro de Alaska, este de Newfoundland, Montana, Michigan y Maine. Es conocida como Picea blanca y como la anterior resiste hasta los -18ºC alcanzando una altura entre los 10 y los 40 metros.
  • Picea pungens: Originaria de las Montañas Rocosas de Estados Unidos, alcanza una altura de 35 metros. Sus hojas aciculares son de un color verde azulado, por lo que se la conoce como Pícea azul o Pícea de Colorado. Resiste hasta los -18ºC. Esta especie tiene la variedad Picea pungens ‘Hoopsii’, con hojas que dependiendo del lugar son de color azul claro o azul fuerte.

¿Cómo es la Picea glauca ‘Cónica’?

La Picea glauca ‘Conica’ es una variedad de la Picea glauca. Su porte es menor y no suele superar los 2 metros de altura, con una forma más compacta. Resiste también hasta los -18ºC.

Su porte es cónico, piramidal con el follaje muy denso y compacto. La corteza del tronco es fina y escamada de color marrón pálido. Las ramas, abundantes, son erectas y flexibles repletas de acículas de unos 2 cm dispuestas de forma circular de un color verde claro blanquecino.

El fruto son unos conos alargados de forma cilíndrica de hasta 7 centímetros de largo, que contrariamente a los Abies o abetos, cuelgan en vez de estar erguidos.

Cuidados de la Picea glauca ‘Cónica’

En lugares donde las temperaturas en verano son excesivas, es mejor ubicarla en semisombra, con al menos una media de cinco horas directas de luz solar diaria. Cuando lo traslademos al interior de nuestro hogar, por ejemplo en Navidad, debe tener muy buena iluminación, humedad, evitar la calefacción y ubicarlo en las estancias más frescas.

Picea glauca

La Picea glauca ‘Cónica’ es capaz de soportar hasta los -18ºC. Le gusta sentir el viento, la lluvia, el sol… En los meses de verano con temperaturas excesivas no está cómoda, por eso no estará de más que al atardecer se pulverice el follaje para rehidratarlo.

Prefiere los suelos ricos en materia orgánica, ligeramente ácidos y con muy buen drenaje y buena aireación. Antes de su plantación es conveniente agregar mantillo para mejorar el suelo y proporcionarle así un suelo fértil y si es necesario agregarle también arena si el suelo se compacta en exceso. Aunque es de crecimiento lento, no debemos plantarla cerca de muros para que pueda desarrollarse bien.

Como planta en maceta necesitará un volumen de al menos 30 litros y un sustrato aireado especial para coníferas o plantas ácidas. Debemos poner en la base de la maceta, una capa de arcilla expandida o grava para que tenga un buen drenaje. Será en primavera cuando es conveniente su plantación al jardín o su trasplante a una maceta mayor, si vemos que las raíces salen por los agujeros de drenaje.

Como buena conífera, la Picea glauca ‘Cónica’ no soporta muy bien la sequía, le gusta que el sustrato esté ligeramente húmedo, más que nada si la tenemos en maceta. Lo que no soporta es el encharcamiento, así que durante todo el año regaremos con moderación, aumentando algo el riego en periodos calurosos como el verano a la caída del sol, pero siempre recordando que es mejor menos que más.

Respecto a la fertilización, debemos abonarlo regularmente en primavera y verano, con un abono orgánico o para coníferas. Este abono es especial para la nutrición de este tipo de plantas. Las coníferas suelen manifestar problemas asociados a carencia de magnesio (principalmente en años secos) que inicialmente se aprecia en un amarilleo de la punta del follaje. Si la tenemos en maceta un fertilizante para plantas ácidas también le irá bien.

No necesita ningún tipo de poda, simplemente si alguna rama se seca se eliminará. Su multiplicación se realiza por semillas en otoño.

Plagas y enfermedades de la Picea glauca ‘Cónica’

Estamos ante una conífera muy rústica, increíblemente resistente, por lo que poco nos preocupará tener que eliminar plagas o enfermedades.

Eso sí, sólo en verano con las temperaturas más altas, puede ser atacada por la araña roja, que provoca en su follaje manchas marrones desprovistas de hojas, por lo que habrá que revisarla atentamente y aplicarle los tratamientos acaricidas preventivos.

Si observamos que las puntas se desecan es muy probable que sea por falta de magnesio, así que seguiremos los consejos sobre el abonado para aplicarlos y que esto no suceda.

Hermosa, resistente y sencilla de cultivar, ¿qué más se le puede pedir a una planta?

Idiomas »