Es una de las trepadoras más utilizada en jardines para crear tupidos muros, cubrir vallas o cenadores. Es rústica y de crecimiento rápido.

El origen de la Hedera helix

Hiedra o yedra, son los nombres más populares de esta vigorosa trepadora. Su nombre científico es Hedera helix y pertenece a la familia Araliaceae. Su hábitat de origen se sitúa en las áreas lindantes entre los continentes de Europa, Asia y África.

¿Cómo es la Hedera helix?

La Hedera helix es una trepadora vigorosa y muy rústica. Se comporta como arbusto trepador de hoja perenne cuyas largas y flexibles ramas tienden a ser leñosas con la edad. Estas poseen en sus ramas raíces aéreas autoadherentes que les facilita su sujeción mientras trepan por las paredes. Curiosamente, al llegar su época de floración, emite ramas de fructificación, más robustas y sin raíces aéreas. Por cierto, en estas ramas también cambian la forma de sus hojas pasando a ser ovado romboidales.

Sus hojas sobre las ramas flexibles son algo coriáceas, más o menos lobuladas y con bordes enteros, si bien su forma difiere notablemente en función de la variedad. Lo mismo pasa con su color que básicamente es verde intenso, pero también están en diferentes jaspeados y colores entre los que se encuentran el blanco y el amarillo.

Sus flores carecen de interés ornamental, son emitidas en ramillete en las puntas de las ramas de fructificación. Su floración se produce a finales de verano. Una vez fecundadas se transforman en pequeñas bayas, normalmente de color negro.

Hedera helix

Cuidados de la Hedera helix

Entre los cuidados de la Hedera helix debemos incluir su capacidad invasora cuando se planta libremente en el jardín. De hecho se puede tener como planta cubresuelo ya que vegeta muy bien bajo la sombra de los árboles.

Vive durante muchos años por lo que es muy interesante para cubrir muros, paredes, cenadores, pérgolas,… e incluso elementos que deseemos ocultar a la vista. En todos los casos se consigue crear una pantalla verde y fresca.

Las variedades de hoja más grande son las ideales para el exterior y jardín, mientras que las de hoja más pequeña son más valoradas para composiciones de arreglos vegetales de interior.

Al exterior, se suelen plantar diferentes plantas en línea lindando a la pared o muro a cubrir, cerca del soporte sobre el que se va a tutorar. La ubicación debe ser preferentemente soleada aunque vegeta muy bien en semisombra. Le encanta el terreno fértil y con humedad, que sumado a su rusticidad, le permite vegetar de forma rápida y abundante.

También el gusta el buen clima con temperaturas de 18 a 30ºC aunque tolera las bajas temperaturas invernales. Si la humedad relativa es algo alta vegetará mejor y agradece los riegos regulares que mantengan la tierra fresca sin llegar al encharcamiento.

Como abonado se puede aplicar desde finales de invierno a mediados de otoño, cuando la planta vegeta rápidamente, un fertilizante equilibrado especial para plantas ornamentales de hoja verde. De cara al invierno, lo sustituiremos por otro más rico en potasio para fortalecerla de cara a los fríos invernales.

Hedera helix sobre muro

Las podas se realizan sobre las ramas que crecen fuera de las zonas pensadas para esta planta y su fecha abarca desde mediados de primavera a finales de verano.

Plagas y enfermedades de la Hedera helix

A pesar de su rusticidad y vigor, es una planta a la que le pueden atacar numerosas plagas, como por ejemplo los pulgones sobre sus brotes jóvenes, las cochinillas sobre sus tallos y la araña roja sobre el envés de sus hojas durante los meses más cálidos del año.

En cuanto a enfermedades, están las manchas en las hojas que pueden ser causa de diferentes hongos (Colletotrichum, Ramularia, Phyllosticta, Glomerella y Septoria), el conocido polvo blanco causado por el oídio y el también conocido como negrilla, aunque este aparece como consecuencia del ataque de cochinillas y pulgones.