Es una planta de porte rastrero o colgante que marca un estilo único donde se ubique, creando una preciosa cascada plateada a lo que hace referencia su nombre.

El crecimiento de la Dichondra argentea se presta para ser empleada en disposiciones de carácter colgante donde funciona de maravilla en cestas colgantes, macetas o jardineras.

También es ideal para que se desarrolle con un porte tapizante. Aunque es una planta de crecimiento lento en un principio, nada más se asienta crece de forma rápida. Alcanza poca altura, apenas entre cinco y diez centímetros, y aunque sus raíces son frágiles y superficiales plantadas directamente en suelo pueden llegar a cubrir bastante terreno.

La Dichondra argentea presenta un estilo muy interesante para cualquier tipo de jardín al que se le quiera dar un toque de peculiar colorido. Debido a su follaje plateado puede combinarse formando bellos contrastes de color.

El origen de la Dichondra argentea

Esta planta es nativa del Sur de Estados Unidos, México y América del Sur. Es una especie botánica del genero Dichondra, la cual pertenece a la familia de las Convolvuláceas. Su nombre más popular es el de Oreja de ratón plateado.

¿Cómo es la Dichondra argentea?

La Dichondra argentea posee cuantiosos tallos delgados, de color verde que están recubiertos de una fina vellosidad blanquecina, que le confieren ese color plateado. Estos tallos pueden llegar a alcanzar metros de longitud cuando se cultiva en climas cálidos.

Lo más vistoso de la Dichondra argentea es su follaje. Las hojas de estos tallos son muy abundantes y pequeñas, entre uno y dos cm. de largo y de dos a tres cm de ancho, tienen forma redondeada en abanico, de la misma tonalidad que los tallos.

La época de floración es entre mayo y junio. Esta se presenta en flores algo más diminutas que una lenteja, solitarias, que aparecen en las axilas de las hojas. Son de un color verde claro con forma estrellada con cinco diminutos pétalos alargados cubiertos también de esa fina vellosidad plateada.

El fruto es una cápsula globosa, hendida y cubierta por pelillos.

Dichondra argentea en porte colgante

Cuidados de la Dichondra argentea

A la Dichondra argentea le gusta estar a pleno sol, aunque admite la sombra parcial. En el caso de estar en el interior del hogar, debemos situarla muy bien iluminada.

Es una planta adecuada para climas con inviernos moderados, que acepta temperaturas bajo cero de forma puntual, por lo que si persisten mejor resguardarla. En los meses de fríos extremos puede perder la parte aérea, que vuelve a emerger con el ascenso de la temperatura. Tolera también el calor y la sequía.

Es una planta que prefiere terrenos arcillosos pero con un buen drenaje. Si está en maceta colocaremos una capa de grava o arcilla expandida en el fondo para evitar pudriciones.

El riego de la Dichondra argentea lo haremos de forma regular y moderada, en primavera y verano, cuando veamos que la tierra o el sustrato pierde humedad. En su período de reposo vegetativo, otoño e invierno es primordial regarla muy poco. Si se seca por completo con el aporte de agua vuelve a recuperarse. Siempre recomendamos regar al atardecer para evitar quemaduras en el follaje. Aunque es una planta bastante resistente a la sequía es conveniente mantenerla hidratada cuando la temperatura es muy alta. Si la tenemos en el interior agradecerá pulverizaciones frecuentes durante el verano; en invierno no pulverizar si tiene humedad suficiente.

En la época de crecimiento (de mediados de primavera a finales de verano) recomendamos el abonado cada quince días con un fertilizante líquido rico en nitrógeno y potasio para favorecer un desarrollo correcto. No abonaremos en otoño e invierno.

En cuanto a la poda, si tenemos la Dichondra argentea en maceta la pinzaremos a la altura del tercer o cuarto par de hojas para favorecer el crecimiento de nuevos brotes y adquiera así un porte compacto, lo podemos hacer en verano incluso dos veces al mes. Pero si cultivamos la planta como tapizante en el suelo del jardín, no necesita pinzados para ramificar, a no ser que queramos una alfombra plateada mucho más tupida.

Se puede multiplicar por semillas que previamente deber ser estratificadas (al menos 24 horas en remojo) y sembradas a finales de invierno. También mediante esquejes en verano si la tenemos en maceta. En suelo, la Dichondra argentea mediante pequeñas raíces que desarrolla en las axilas de las hojas, al contacto con la tierra se multiplica por sí misma.

Dichondra argentea como planta tapizante

Plagas y enfermedades de la Dichondra argentea

Podemos clasificar a la Dichondra argentea, como una planta de bajo mantenimiento muy resistente a plagas y enfermedades.

Ocasionalmente entre las plagas puede ser susceptible a ácaros, pulgones y mosca blanca, que podemos tratar con insecticidas específicos que aplicaremos en pulverización al atardecer. Si en el suelo hay mucha humedad pueden aparecer los nematodos a nivel radicular, por lo que las plantas tendrán que ser desechadas.

Lo ideal es aplicar de forma preventiva un insecticida de amplio espectro además de fungicida sistémico y controlar bien el riego.

Podrás encontrar a la Dichondra argentea dentro de nuestra Colección MaQu