Una planta perfecta para espacios importantes que podemos poner en maceta sin problemas. Ideal para aficionados poco expertos de la jardinería.

Las Strelitzias sp. son un género de plantas vivaces de rápido crecimiento cuyas flores son un verdadero tesoro para tropicalizar el rincón donde se ubiquen aportando alegría en cualquier rincón aburrido o resaltando en tu rincón verde favorito. Son plantas que se adaptan muy bien a todo tipo de climas, excepto a los muy fríos.

Encontramos en este género varias especies y de hecho hay mucha confusión con algunas debido a su similitud, pero aunque estas plantas sean de especies distintas sus cuidados son similares. Son también conocidas como ‘Ave del Paraíso’ debido al parecido de sus flores con un pájaro exótico. También tiene un parecido a la platanera (Musa) con la que se confunde habitualmente.

Es perfecta para climas mediterráneos y cálidos y se suele emplear en la decoración de jardines y parques por su belleza ornamental, siempre que exista un mínimo de humedad y esté en una zona fuera de heladas.

Estamos ante una planta que la encontraremos en el mercado comercializada en maceta de diferentes tamaños. Es una planta de comportamiento arbustivo por lo que si la trasplantamos al jardín destacará en bonitos grupos de plantas con sus exóticas flores o creando macizos en composición con otras especies. También la podemos mantener en maceta, donde luce espléndida en patios, terrazas, balcones, jardines… e incluso en el interior con una buena iluminación.

Al igual que la Strelitzia reginae y las demás especies de esta familia, esta planta se utiliza mucho en floristería por sus bonitas y exóticas flores para realizar grandes y elegantes composiciones florales. Como las flores de las Heliconias y las Proteas, esta flor también tiene un alto valor ornamental. Son flores que tienen una larga vida útil por lo que son muy apreciadas por estos profesionales. Así que nosotros también podemos realizar composiciones florales para el espacio que queramos destacar en nuestro hogar.

Strelitzia augusta y Strelitzia reginae

A la izquierda Strelitzia augusta a la derecha Strelitzia reginae

El origen de la Strelitzia nicolai

La Strelitzia nicolai es originaria concretamente de El Cabo (Sudáfrica). Lo del nombre común de ‘Ave del Paraiso’ se debe a la similitud de sus flores con un pájaro exótico. También se las conoce dependiendo del país con otros nombres populares como son flor de pájaro, flor de pajarito, flor ave del Paraíso, estrelitzia, estrelicia, pájaros de fuego, flor de la grúa, etc.

Las Strelitzias sp. deben su nombre a la reina Carlota de Mecklenburgo-Strelitz, esposa de Jorge III, gran aficionada a la botánica. La especie Strelitzia nicolai pertenece a la familia Strelitziaceae, orden Zingiberales. Fue descrita y bautizada por los botánicos Karl Heinrich Emil Koch y Eduardo von Regel, este último director del jardín botánico Imperial de San Petersburgo en el año 1858. El nombre de ‘nicolai’ fue en honor al gran duque Nicolás Nicolaievich, protector de la Sociedad de Horticultura de Rusia, tercer hijo del zar Nicolás I.

¿Cómo es la Strelitzia nicolai?

Aunque a nivel ornamental, la Strelitzia reginae es más atractiva por el color de sus flores en naranja y azul, en la Strelitzia nicolai la flor es más grande en color azul oscuro casi negro con sépalos blancos que aparecen en verano
El porte es considerable y muy parecido a la platanera (Musa) aunque llega a alcanzar más altura, hacia los cinco metros. Sus largos peciolos surgen formando un abanico, lo que realza su atractivo formando un follaje coriáceo de hojas que se abren solamente en dos direcciones y son enormes, pudiendo superar el metro y medio de largo por unos cuarenta cm de ancho. Verdes, ovaladas y elípticas, con una nervadura muy marcada y venación pinnada.

En esta especie desde muy joven, con apenas un metro de altura ya tiene la tendencia a sacar hijuelos con los que poder obtener más plantas. Las raíces son gruesos rizomas.

Como indicamos desde el principio su floración es lo más apreciado. Florece en unos altos pedúnculos que emergen desde el pie y terminan en sus llamativas y espectaculares flores que nos recuerdan a un pájaro esbelto. La bráctea horizontal en forma de pico en color azul casi negro de la que surgen sépalos blancos con matices rojizos y pétalos azules.

Strelitzia nicolai

Cuidados de la Strelitzia nicolai

En cuanto a su ubicación preferida es la semisombra pero con muy buena iluminación, aunque tolera el sol perfectamente, ya que por su porte, es una planta difícil de ubicar en un jardín donde hay pocas zonas de sombra.

Prefiere los climas cálidos y subtropicales y puede soportar si está resguardada hasta los -2ºC sin que se produzcan daños. En el área mediterránea se desarrolla estupendamente ya que las temperaturas invernales no son muy frías. Digamos que el rango óptimo está entre los 18ºC y 30ºC. De hecho si la planta se encuentra por debajo de los 15ºC será difícil que produzca flores.

Soporta bien el viento, y le encanta estar en zonas costeras donde en el ambiente existe una mayor humedad que la beneficia. El rango óptimo en esta planta a nivel de humedad está por encima del 70%. Cuando le falta humedad, en sus hojas aparecen en el borde clorosis.

La Strelitzia nicolai no tiene una alta exigencia en cuanto al suelo. Vegetará mucho mejor en suelos profundos, que estén bien drenados y posean un pH neutro o ligeramente alcalino y rico en materia orgánica, que debemos aportarle si el suelo no es fértil.

Al ser una planta subtropical necesita un suelo húmedo. Los riegos serán moderados y especialmente en verano no debe perder la humedad. Dos riegos semanales serán los aplicados en primavera y otoño, uno en invierno y de tres a cuatro en verano, dependiendo siempre de la temperatura ambiental. Cultivada en maceta la frecuencia puede cambiar, así que hurgaremos en la tierra para ver el grado de humedad que tiene.

Si la Strelitzia nicolai está plantada directamente en el suelo del jardín y este es rico en materia orgánica, le aportaremos cuando se produzca la floración el mismo fertilizante que utilicemos para el mantenimiento del jardín. Si está en maceta un abono universal le irá bien con la dosis que recomiende el fabricante.

Si la planta la tenemos en maceta y es hora de su trasplante, suele ser cada tres años, lo realizaremos en primavera con un sustrato universal con fibra de coco, para retener la humedad y tener la oxigenación que necesita, sin olvidar poner en la base una capa de grava o arcilla expandida para que tenga un buen drenaje, nunca debe estar encharcada.

Strelitzia nicolai

No necesita poda. La única tarea de mantenimiento es la retirada de las flores marchitas, así como las hojas viejas o estropeadas cortándolas con unas tijeras afiladas.

Como indicábamos más arriba es una planta que produce un notable número de hijuelos que son divisibles de la planta madre, por lo que podemos reproducirla de esta forma conocida como ‘división de matas’.

Si queremos disfrutar en jarrón como flor cortada de sus flores, debemos arrancarlas realizando un tirón horizontal o mediante bamboleo de lado a lado. Si realizamos el corte con tijera produce una mayor herida y por lo tanto, más riesgo de entrada de enfermedades.

Podemos cultivar la Strelitzia nicolai en interior donde necesitará de un amplio espacio, muy luminoso y donde no le dé la luz directa del sol. Deberemos ir girando la maceta para que la planta no se incline buscando la luz. Por lo demás los cuidados serán los mismos que al exterior donde agradecerá también las pulverizaciones en las estaciones más calurosas.

Plagas y enfermedades de la Strelitzia nicolai

Es una planta bastante rústica, lo que hace que sea muy resistente a plagas y enfermedades. Cuando la cultivamos en entornos cálidos es frecuente que pueda recibir por cultivos y plantas colindantes, la visita en época de mayor calor de la araña roja, la cochinilla algodonosa y los thrips. Y también a nivel radicular pueden atacarla los nemátodos y gusanos del suelo. Debemos también observar si el taladrador de raíces y cuello forma galerías.

Hemos destacado que es fundamental tener bastante precisión en el aporte de agua para no tener problemas de enfermedades porque podrían hacer su aparición los hongos vasculares como el Fusarium, la Alternaria, la Ascochyta passiflorae y la Gloeosporium sp., hongos que se pueden controlar si mantenemos como decimos el terreno no encharcado.

No lo dudes, si sueñas con tener un jardín tropical, no olvides comenzar poniendo una Strelitzia nicolai en él.