Las crasas o suculentas de tamaño pequeño nos permiten comenzar una bonita colección, en especial para los que disponen de espacios relativamente pequeños.

Resumir el mundo de las plantas crasas es una tarea difícil, así y todo realizaremos una pequeña introducción a sus principales características y a su cuidado y mantenimiento.

Las plantas crasas o suculentas despliegan una amplia variedad de aspectos, tamaños, colores y texturas. Las que tienen flores grandes florecen muy brevemente, mientras que otras florecen durante períodos más largos con flores menos brillantes, pero todas ellas lo hacen de forma espectacular y efímera, en infinidad de colores a los pocos años de su cultivo.

Estas plantas son muy utilizadas para crear bellos jardines desérticos, lo que conocemos con el nombre de rocallas, donde lucen ideales contrastando con sus formas y texturas. También lucen espléndidos los ejemplares cultivados individualmente tanto en suelo como en maceta.

Plantas crasas en rocalla

Qué son las plantas crasas o suculentas

Haremos en principio una pequeña aclaración de lo que significa cactus y planta crasa o suculenta. Las plantas crasas o suculentas por su adaptación a la sequía se las conoce también como ‘los camellos del reino vegetal’. Se encuentran en hábitats secos, montañosos, ventosos o fríos, de humedad limitada, breve o helada.

De plantas crasas hay unas 10.000 especies, muchas con restricciones geográficas y en peligro de extinción. La familia de los cactus, las crasas más conocidas, comprenden unas 1.500 especies, que salvo una posible excepción todas son nativas del Continente Americano.

Qué son los cactus

Poniendo el ejemplo más extremo podemos decir que las crasas o suculentas sin hojas son cactáceas. El rango diferencial que poseen los cactus respecto a otras crasas o suculentas son sus areolas, los órganos desde donde brotan espinas y flores.

Se cree que las espinas de muchos cactus son hojas modificadas que evolucionaron para poderse proteger de los animales sedientos y de las condiciones áridas. Estas espinas crean microclimas propicios para que el rocío se condense y baje por el tallo hasta el suelo donde termina siendo absorbido por las raíces.

Aquí si es más difícil conseguir la floración en determinadas especies de cactus, pero cuando ocurre es todo un espectáculo. Los tres factores que intervienen para que se produzca la floración en las plantas cactáceas son la edad de la planta, el número de horas de sol que recibe y la temperatura ambiente.

Planta crasa en rocalla

Cuidados y mantenimiento de las plantas crasas o suculentas

No tienen el por qué estar expuestas todo el día a la luz del sol directa, pero si precisan de buena iluminación, en especial las que son de pequeño tamaño. Si no tienen suficiente luz crecerán débiles y propensas por lo tanto a enfermedades parasitarias.

Es también muy importante la ventilación, por lo que es preferible que las tengamos al exterior, pero si no es posible, con ventilar su espacio abriendo puertas y ventanas será suficiente. En interior deben estar muy bien iluminadas.

En cuanto a temperatura las plantas crasas o suculentas son del grupo de plantas más resistentes a las temperaturas altas, así que no debemos tener problemas con ellas en ese sentido. En todo caso resisten temperaturas mínimas de 7ºC, e incluso hay especies que hasta los -20ºC, eso sí debemos procurar que no se den juntas las condiciones de frío y humedad ambiental para evitar enfermedades criptogámicas. En invierno cuando están en reposo invernal, una temperatura ideal serían los 10ºC, necesitan para florecer con fuerza en primavera, ese frío. En interior tendremos especial cuidado con que la calefacción no les afecte.

En su hábitat natural aunque suelen crecer en terrenos pobres, nosotros procuraremos que el suelo donde las plantemos sea rico en materia orgánica por lo que mezclaremos con la tierra para enriquecerla, sustrato especial para cactus y suculentas.

El trasplante lo realizaremos a comienzo de la primavera, pero hasta entrado el verano podemos hacerlo también. Para ello eliminaremos el sustrato viejo que rodea a las raíces. Aplicaremos una capa de grava o arcilla expandida en la nueva maceta, ya que debe tener un buen drenaje, nunca deben encharcarse, e incorporaremos el sustrato especial para cactus y suculentas y lo trasplantaremos como cualquier planta. Disminuiremos la evaporación de la humedad del sustrato si aplicamos también en la superficie una pequeña capa de la misma grava o arcilla que hemos utilizado para el drenaje. Al menos la primera semana después del trasplante no tendremos la planta a pleno sol.

Plantas crasas en maceta

El cuanto al riego lo ideal es que se efectúe a primera hora de la mañana, como en todas las plantas. Este debe ser moderado, sustrato húmedo pero no encharcado, no dejando que las plantas soporten largos períodos de sequía ya que influye en su crecimiento. Si están dispuestas en suelo la frecuencia será menor que si están en maceta. Las plantas crasas o suculentas requieren de un reposo invernal, por lo que en esa época el riego será mínimo.

Sí, parece que no lo necesitan pero las plantas crasas o suculentas también se abonan. Lo haremos en primavera y verano con un abono especial para este tipo de plantas, incorporado en el agua de riego una vez a la semana.

Plagas y enfermedades de las plantas crasas o suculentas

No es habitual que las plantas crasas o suculentas tengan plagas y enfermedades si seguimos unas buenas pautas en su mantenimiento.

Entre las plagas podemos encontrarnos con araña roja y cochinillas que podemos controlar con insecticidas sistémicos o insecticidas de contacto. Una buena práctica es realizar un riego con un insecticida sistémico dos veces al año de forma preventiva.

Las enfermedades que podemos encontrar seguramente estarán relacionadas por el riego excesivo o la no evaporación del agua debido a un ambiente frío. Las más comunes serían la fusariosis y la botritys que con un fungicida sistémico podemos solucionar y como en el caso anterior, los riegos preventivos son la mejor opción.

En nuestra Colección MaQu disponemos de toda una colección de plantas crasas dispuestas a la venta en macetas que van desde pequeño diámetro a grandes ejemplares.