Es una planta ideal para entusiasmar a los niños con la jardinería sembrando en marzo las ‘pipas’ que hemos guardado en otoño.

De este género existen unas 150 especies de plantas anuales o vivaces herbáceas. Según estas en unos casos se cultivan como planta ornamental para jardinería, como flor cortada, para consumo (pipas), para la obtención de aceites, como forrajera para alimentar al ganado… aquí nos referiremos a esta, como una planta de flor de las más decorativas en nuestros jardines donde prima la espectacularidad de su ‘flor’ más que la producción que pueda dar.

Hoy podemos encontrar en el mercado cultivares híbridos donde el habitual amarillo de los pétalos se colorea de rojos, burdeos y anaranjados alrededor del disco central, aunque los más cultivados siguen siendo los originales girasoles amarillos.

El Helianthus annuus o girasol lo podemos comprar como planta ornamental en maceta desde mitad de primavera hasta entrado el otoño.

Los girasoles son plantas ideales para realizar arriates o macizos a pleno sol donde poder cosechar algunas de sus flores y dar puntos de luz en jarrones al interior de nuestro hogar. También lucirán en bordillos y en macetas y jardineras en jardín, balcón, terraza y patio.

Helianthus annuuss o girasol en maceta

El origen del Helianthus annuus o Girasol

El Helianthus annuus es originario de México y Perú, siendo uno de los alimentos principales para muchas comunidades desde 3000 años a.C. En los templos aztecas dedicados al Sol estas flores están frecuentemente representadas.

Llegaron a España mediante las semillas que trajeron los colonizadores en el siglo XVI siendo cultivadas solamente como planta ornamental durante más de dos siglos, ya que fue en el siglo XIX cuando comenzó su explotación industrial para obtener aceite para uso alimentario.

Es una vigorosa herbácea anual que pertenece a la familia de las Asteraceae. Su nombre viene del griego ‘helios’ (sol) y ‘anthos’ (flor), es decir, flor del sol.

¿Cómo es el Helianthus annuus o Girasol?

Estamos ante una planta herbácea anual que produce un tallo semileñoso largo que no se ramifica, con hojas verdes grandes, pecioladas con el contorno triangular y la base acorazonada, vellosas, ásperas al tacto como su tallo.

Entre las distintas variedades encontramos en maceta normalmente, las enanas que no superan el medio metro de altura, otras que alcanzan más de dos metros, e incluso otras que llegan hasta los tres metros.

Helianthus annuuss o girasol en maceta

Cada ejemplar nos regala una sola flor, realmente es una inflorescencia en capítulo, un círculo formado por minúsculas flores a las que rodea una hilera de llamativos pétalos de un color brillante para llamar la atención de los insectos. A veces una misma planta nos da 4 o 5 cabezuelas más pequeñas, lo que hace a esa planta más atractiva.

Hoy encontramos en el mercado, como decíamos al comienzo cultivares híbridos donde el tradicional color amarillo de los pétalos se tiñe de rojos, burdeos y anaranjados.

Los frutos de color gris contienen una semilla aceitosa muy popular, las famosas pipas de girasol.

Cuidados del Helianthus annuus o Girasol

El girasol es una planta muy rústica. Su ubicación será a pleno sol. En cuanto al tipo de suelo, aunque es poco exigente se desarrollará mejor en uno arcillo-arenosos rico en materia orgánica. No tolera muy bien la salinidad. Debe tener humedad y muy buen drenaje en caso de plantarlo en suelo, en caso de ubicarlo en maceta esta será grande y lo más alta posible (40 cm. mínimo) a la que incorporaremos arcilla expandida o grava en la base.

En cuanto a la temperatura estará ideal con temperaturas medias entre 15 y 30ºC.

El girasol se adapta bien a la disponibilidad de agua, es capaz de extraerla en profundidad, por lo que podemos ver cultivos de secano, aunque en regadío su rendimiento se incrementa. Así que le daremos un riego regular y lo incrementaremos cuando haga su aparición el capítulo floral y mantendremos la humedad en suelo hasta el engorde de las pepitas.

No necesita digamos abono, pero si se lo añadimos, su floración será espectacular. Desde finales de primavera hasta finalizar el verano le añadiremos al agua de riego un fertilizante líquido para plantas de flor cada 15 a 20 días.

Girasoles en jardín

Debes saber que estamos ante una planta anual, por lo tanto tiene una media de vida de unos seis meses. Su flor la disfrutaremos un mes. Lo más importante es que tenga el agua que necesita y luz solar. Al comienzo de la primavera podemos sembrar sus semillas que germinarán a los diez días, o bien puedes comprar una planta en maceta que asegura que llegue a su final de ciclo.

Plagas, enfermedades y fisiopatías del Helianthus annuus o Girasol

Las posibles plagas y enfermedades que pueden atacar a nuestro Girasol (Helianthus annuus) se pueden presentar durante su cultivo, las nombramos aunque es posible que ni las veas de no ser que existan muchos cultivos o plantas colindantes:

Plagas
: Gusanos grises, gusanos de alambre, gusanos blancos, falsos gusanos de alambre, gorgojos de las hojas, polilla del girasol y Heliothis (polilla).

Enfermedades: Mildiu del girasol, la podredumbre carbonosa de raíz y tallo, la Verticilosis, la Botrytis cinérea, Sclerotinia sclerotiorum, la roya del girasol, la pústula blanca, el manchado negro del girasol y el Jopo, que no es una enfermedad, en realidad es una planta parásita que madura y florece a la misma vez que el girasol.

Alegra tu jardín, tu hogar, tu balcón con estas coloridas plantas de flor este verano.