El abanico de colores que forma la floración explosiva y continuada de los geranios hace de los patios, jardines, terrazas y balcones una auténtica obra de arte.

El geranio es una de las plantas más populares en España ya que sus flores se encargan de decorar y alegrar a casi todo el país, aunque su aroma te transporta a Andalucía, a sus calles angostas que se abren al encuentro de patios repletos de macetas coloridas, al son del murmullo de una fuente, con flores que emergen de suelos y paredes.

De forma popular los llamamos geranios. El género Geranium agrupa a más de mil doscientas especies descritas, aunque solamente algo más de cuatrocientas especies están aceptadas. Pertenecen a la familia Geraniaceae.

Se trata de plantas anuales, bianuales y perennes que se utilizan en jardinería por el amplio colorido de sus atractivas flores y su característico aroma. Aunque las encontramos en todas las regiones templadas del planeta, mayoritariamente se encuentran en la región oriental del Mediterráneo.

Especies y variedades de geranios

Queremos hacer una breve aclaración botánica porque creemos que es interesante conocer el nombre correcto de las plantas que te acompañan en tu entorno. Les llamamos geranios, pero no es correcto, y es que antiguamente el género Geranium incluía a las especies del género Pelargonium. Fue Linnaeus quien originalmente incluyó todas las especies en el género Geranium, pero posteriormente, en 1789, fue separado en tres géneros por Charles L’Héritier.

Las especies agrupadas en el género Geranium, son más resistentes al frío que las del género Pelargonium, pero en general sus cuidados son muy similares. Charles L’Héritier centró mucho de su trabajo en la familia Geraniaceae y a él se debe la distinción entre los tres géneros:

Geranium, Erodium, Pelargonium

Geranium sylvaticum, Erodium malacoides y Pelargonium peltatum

  • Geranium: Son plantas con flores regulares con 10 estambres, cuyo follaje se torna rojo en otoño. Su hábitat natural se encuentra en zonas húmedas y frías, de ahí su mayor resistencia al frío.
  • Erodium: Se les conoce en muchos lugares como alfilerillos por la forma del fruto que recuerda al pico de una garza.
  • Pelargonium: Como los anteriores miembros de esta familia, el Pelargonium también toma su nombre genérico derivado de la palabra griega: pelargos (cigüeña), aludiendo a la forma del fruto con la forma del pico de un ave. Su flor tiene siete estambres y es originario de Sudáfrica. Existen unas 250 especies dentro de este género que a su vez se dividen en los grupos que abajo describimos y que son los que habitualmente se comercializan en Europa.

La flor de jardinería comúnmente conocida como geranio o malvón pertenece al género Pelargonium y son las que actualmente encontramos en el mercado, aunque nos refiramos a ellos como geranios y es que… a ver ahora quien se atreve a llamarlos con otro nombre.

En su conjunto, los geranios son de las plantas de flor, de los más populares en nuestros patios, jardines, terrazas y balcones. El gran surtido en sus variedades, permite disfrutar de ellos sin el riesgo de caer en la monotonía de un color, tanto de sus flores como de su follaje, sin olvidar sus diferentes portes ya que los hay colgantes, de mata baja y arbustiva.

Existe una amplia variedad de geranios que principalmente se dividen en los grupos que detallamos a continuación, los cuales se diferencian principalmente por la forma de sus hojas y porte:

Pelargonium zonale

Conocido como Geranio común, es un híbrido derivado de la hibridación entre el Pelargonium hortorum y el Pelargonium inquinans.

Pelargonium zonale

Es una planta perenne originaria de Sudáfrica que puede alcanzar una altura de unos 30-40 cm. Su porte es erguido y redondeado. Sus tallos erectos están muy ramificados, son redondos de color verde en su estadio joven tornándose leñosos cuando maduran. Las hojas redondeadas son de color verde y presentan líneas en tonalidades rojizas o de un verde más oscuro. Son ligeramente afelpadas con los bordes ondulados y si se las fricciona desprenden un suave aroma.

Sus flores sobresalen por encima del follaje reunidas en umbelas y pueden ser simples o dobles haciendo su aparición desde principio de primavera hasta finalizado el otoño regalando tonalidades de rojo, blanco, crema, rosa, salmón, fucsia, morado, bicolores

Pelargonium peltatum

Esta especie popularmente se la conoce como Geranio de hiedra, Murciana o Gitanilla debido a su porte colgante o tapizante. También es originario de Sudáfrica y es perenne.

Pelargonium peltatum

Los tallos son largos y finos pudiendo medir los cuarenta cm o más si se les guía. En cestas colgantes quedan espectaculares. Sus hojas en color verde son carnosas, redondeadas con el borde irregular y en algunas variedades presentan líneas en verde más oscuro.

Sus flores pueden ser simples, dobles o semidobles en una amplia y alegre variedad de tonalidades en blanco, rojo, rosa, lila, granate, bicolores, naranja… que nos alegrarán prácticamente todo el año especialmente en primavera y verano donde florece en abundancia.

Pelargonium interspecific

El Pelargonium interspecific es fruto de hibridaciones orientadas a conseguir una planta más bella que mejore tanto su aspecto ornamental como respuesta vegetativa en terraza, balcón o jardín. Son plantas de temporada de primavera y verano, que cuando la climatología les acompaña les permite desarrollarse perfectamente durante casi todo el otoño.

Pelargonium interspecific en color rojo

Entre sus mejoras genéticas está su follaje compacto, abundante floración, amplio surtido de colores (muchos de ellos muy impactantes) y también destaca su resistencia al calor, mejorando su comportamiento en pleno verano.

Es una variedad de planta perenne, similar al Pelargonium peltatum pero con una flor más sencilla y de grandes pétalos.

Pelargonium grandiflorum

El Pelargonium grandiflorum es una planta muy típica de la primavera pero que gracias a su mejora varietal ha conseguido estar presente en el mercado durante mucho más tiempo. Es originario de Sudáfrica y es el más resistente a la mariposa o polilla del geranio (Cacyreus marshalli).

Es el geranio más intelectual, de hecho se le llama ‘Geranio de pensamiento’. Al margen de esta broma, se le conoce también como geranio real, geranio francés, malvón pensamiento, pero su nombre científico es Pelargonium x domesticum o su sinónimo Pelargonium grandiflorum.

Pelargonium grandiflorum

Es una planta perenne que ramifica mucho con porte erguido que puede alcanzar el medio metro de altura. Sus hojas son pilosas, verdes, redondeadas y reniformes de un tamaño entre los 5 y 8 cm de diámetro.

Su floración aparece en primavera y verano, con unas flores de buen tamaño, muy vistosas reunidas en pompones compuestas por pétalos de colores variados que van desde el blanco hasta en casi negro pasando por el naranja, fucsia, burdeos, rosa…, con los dos pétalos superiores con manchas oscuras.

Pelargonium graveolens

Las especies que encontramos en el mercado bajo este nombre difieren de los especímenes silvestres y son de origen híbrido. Tiene mucha importancia en la industria del perfume. Tiene una amplia variedad de cultivares y por lo tanto de olores: rosa, cítrico, menta, coco, nuez moscada…, así como diversas frutas. Sin embargo, las variedades de mayor importancia comercial son las que tienen aromas de rosa.

En este grupo encontramos varias especies con las hojas aromáticas procedentes de Sudáfrica. Son plantas perennes y se conocen de forma popular por geranio de menta, de rosa, de limón, etc. haciendo alusión al aroma que desprenden. Algunas especies del género son:

Pelargonium odoratissimum

  • Pelargonium odoratissimun o geranio menta. Altura de 30 cm, hojas redondeadas de un color verde muy vivo con el margen redondeado que desprende un olor a menta. Flores blancas o rosa con líneas rojizas.
  • Pelargonium crispum o geranio limón. De porte erecto muy ramificado que no supera los 70 cm de altura. Sus hojas en un verde brillante son redondeadas y rizadas con un agradable aroma a limón. Sus flores pueden ser blancas, rosas o púrpura. Es una planta muy utilizada para ahuyentar los mosquitos.
  • Pelargonium capitatum. Planta arbustiva, muy aromática y vigorosa de hasta los 70 cm de altura con tallos redondeados y largos. Las hojas muy aromáticas nos recuerdan al aroma de las rosas, son de color verde claro parcialmente lobuladas, con los bordes dentados cubiertas en el haz de una fina vellosidad, lo que la hace de un color verde ligeramente más claro que el envés. Las flores de un color violeta o rosa crecen agrupadas en ramilletes de tres a siete flores y parte de sus pétalos presentan finas tonalidades rojizas.

Pelargonium con follaje de colores

Estos geranios son fruto de mutaciones del Pelargonium zonale y Pelargonium peltatum que han surgido de forma natural y que luego los genetistas se han encargado de preservar, mejorar y propagar para que sobrevivan. Difieren de las demás especies en cuanto a cuidados que hay que tener especial atención en que no haya exceso de humedad y en invierno resguardarlos del frío.

Se cultivan por su follaje más que por sus flores, aunque algunos tienen una bonita y abundante floración, esta suele ser pequeña y escasa, porque la belleza de esta planta está en los colores y formas de sus hojas.

Geranios con follaje de colores

El Pelargonium ‘Mrs. Pollock’ por ejemplo, sus flores son rojas anaranjado, no muy numerosas, pero se cultiva por sus hojas que son muy onduladas y tricolores, en color rojo con los bordes blancos y crema con progresiones en cuanto a la intensidad del color lo que le da un aspecto magnífico. Dentro de una misma variedad podemos encontrar diferencias en cuanto a la distribución del color.

El Pelargonium ‘Mrs. Parker’ es otra variedad que florece en rosa claro con el follaje en verde con el borde blanco.

Los Pelargonium ‘Stellar’ se caracterizan por sus hojas palmeadas muy sesgadas con colores y contrastes muy fuertes. Estos geranios deben cultivarse en recipientes anchos ya que tienen tendencia a crecer a lo ancho alcanzando una altura máxima de unos 30 cm. Una de las variedades más apreciadas es la ‘Vancouver Centennial’ con hojas en un color rojo granate con bordes en verde claro que las hacen espectaculares. Las flores son de color rojo anaranjado y ligeramente perfumadas.

Comentar que hay geranios albinos, como el ‘Freak of Nature’ (Fenómeno de la Naturaleza) de hojas casi blancas y el tallo de color crema, por lo que muchos no se explican cómo sobrevive e incluso florece.

Cuidados y mantenimiento de los geranios

Son plantas para exponer a pleno sol aunque responden bien en espacios con algunas horas de sombra. Para que florezcan adecuadamente, necesitan muchas horas de luz. Y si durante la tarde reciben algo de sombra para evitar una sobreexposición solar, es perfecto. La temperatura ideal para este tipo de plantas se encuentra entre 18 y 20ºC.

Los geranios requieren un sustrato fértil, con materia orgánica y con buen drenaje. Un sustrato para plantas de exterior o un sustrato universal serán los adecuados en caso de trasplante. Este lo realizaremos en primavera, y si no hiciera falta podemos aportar algo de materia orgánica como compost, estiércol o humus, un puñado por planta y mezclarlo con algo más de tierra para a continuación regar.

A los geranios les gusta tener su espacio para alcanzar su pleno potencial de floración, por lo que no los plantaremos demasiado cerca unos de otros o de otras plantas, digamos que el marco de plantación está en unos 20 cm. La maceta donde se desarrolla especialmente bien debe tener una profundidad mínima de 18 cm.

Pelargonium peltatum

El riego en los geranios es importante, ya que no hay que abusar de él, deben ser periódicos sin llegar a tener el sustrato encharcado, sabiendo que es una planta que necesita que siempre esté húmedo. Debemos eliminar el agua restante del plato para evitar que las raíces se pudran, si está en maceta.

Aprovechando el riego, en la época de primavera-verano, podemos incorporar un fertilizante especial para plantas de flor, que contenga microelementos para evitar el amarilleamiento de sus hojas. Importante no sobrepasar la dosis recomendada por el fabricante.

Para su mantenimiento iremos retirando sus flores según se van secando. La poda general la realizaremos en otoño eliminando las ramas que han crecido en exceso para mantener la planta compacta, cortando las ramas más débiles desde la base y dejando los brotes laterales más fuertes.

La forma de multiplicar el geranio es a través de esquejes. El corte lo debes realizar cerca de un nudo para estimular el crecimiento de raíces y el enraizado de la planta más fácilmente. Se deben de realizar sobre el 15 de agosto, el 15 de octubre y desde primero de febrero a mitad de marzo.

Pelargonium 'Fireworks'

Plagas y enfermedades de los geranios

Al tratar las plagas y enfermedades del geranio, lo hacemos bajo un esquema común y válido para todas estas especies. Previamente es justo reconocer que cuando adquirimos alguna planta en viveros, floristerías, centros de jardinería, grandes superficies, etc. esta está sana. Sus problemas fitosanitarios aparecen después, bien por causas de una mala gestión de su cultivo o por reinvasiones de patógenos de los jardines o campos colindantes.

Este tipo de plantas son frondosas y vigorosas, por lo que son muy apetecibles para diversas plagas como los pulgones, araña roja, mosca blanca, mosquito verde, cochinilla algodonosa, orugas,… pero todas ellas perfectamente controlables con insecticidas y acaricidas, que si pueden ser ecológicos mucho mejor.

En este apartado si que queremos destacar una plaga, la Cacyreus marshalli. Conocida como mariposa o polilla del geranio. Es la más dañina si no se controla adecuadamente. Lo ideal es realizar tratamientos preventivos y si ya observamos en los tallos los agujeros provocados por la oruga de esta mariposa, aplicaremos un insecticida sistémico a la vez que realizaremos una poda de los tallos infectados.

Los Nemátodos no los vemos porque trabajan en el sustrato atacando las raíces. Si se observan en el sistema radicular una especie de bultos sabremos que la están atacando porque la propia planta crea este exceso de tejido para aislarse de ellos.

En cuanto a enfermedades, los tratamientos fungicidas preventivos ayudarán a que no aparezcan. Pero pueden aparecer sobre sus hojas el Oídium, la Alternaria, la Antracnosis y la Roya, sobre sus flores la Botrytis y a nivel del cuello y radicular diversas especies de hongos como el Pythium por ejemplo.

Gitanillas en ventanas

Las virosis y bacteriosis en el geranio tambien se suelen dar. No se pueden tratar, hay que eliminar las plantas para que no contagien a las colindantes.

A los problemas derivados de malas prácticas se les denomina Fisiopatías y en el geranio también se dan, por ejemplo:

  • Escasa floración o tallos con entrenudos muy tiernos y largos: Exceso de sombra o un abonado rico excesivamente en nitrógeno. Debemos también darles espacio, aire, una plantación densa no les beneficia.
  • Pudrición del sistema radicular: Seguramente el sustrato no es el adecuado, tiene poca aireación y poco drenaje, con riegos abundantes.
  • Hojas amarillas: Suele ser exceso de cal en el sustrato. Se corrige con aplicaciones de hierro quelatado disuelto en el agua de riego o en pulverización sobre las hojas.

Todas las plantas MaQu® están en los centros de jardinería en perfecto estado de sanidad. Una vez en casa pueden ser expuestas a plagas y enfermedades de plantas, jardines o campos colindantes. Si esto sucede la mejor recomendación es llevar una muestra de la parte dañada al centro de jardinería donde se han adquirido y sus técnicos les ofrecerán la solución más eficaz.

Festival de los Patios de Córdoba

Si hay un lugar donde los geranios son el ojito derecho de los amantes a la jardinería, ese lugar es Córdoba, donde tienen hasta un ‘Festival’ para poder exhibirlos. Allí aunque ganan por goleada, conviven con el clavel y la clavellina y con otras pequeñas plantas de flor como las petunias, tagetes, dalias,… otras plantas verdes como los helechos, esparragueras, hiedras y porque no, si el lugar es amplio con un naranjo, un limonero, un ficus, una palmera

Patio en Córdoba

Hablamos del famoso Festival de los Patios de Córdoba, que data 1918 cuando los cordobeses comenzaron a abrir las puertas de sus patios, aunque no fue hasta 1921 cuando se formalizó convocando el alcalde Francisco Fernández de Mesa por primera vez el Concurso de Patios, Balcones y Escaparates. Es una celebración que ha sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

El Festival de los Patios de Córdoba se celebra, generalmente, durante la segunda y tercera semana del mes de mayo. La entrada a los patios que participan es gratuita, aunque hay un horario establecido y se identifican con maceteros en sus puertas. Hay dos categorías, arquitectura antigua y arquitectura moderna, con el objetivo de ampliar el número de patios a concurso.

Como ves, muchas formas, muchos colores. No te prives de rodearte de una de las flores más populares en jardinería.