Por sus características es una especie ideal para jardines pequeños, macetas, bonsái y arte topiario.

Al Taxus Media, comúnmente se le conoce como Tejo Anglojap, acrónimo derivado de su origen, ya que es una hibridación de dos especies: el Taxus baccata (una especie nativa de Inglaterra) y el Taxus cuspidata (una especie nativa de Japón). Se cree que esta hibridación fue realizada por el horticultor T.D. Hatfield, con sede en Massachusetts, a principios del siglo XX.

El género botánico Taxus, está compuesto por unas veintidós especies clasificadas en cuatro grupos. La variedad que nos ocupa, el Taxus Media ‘Hillii’ se encuentra entre las especies más pequeñas existentes en el género Taxus.

Comparado con otras coníferas que pueden llegar a crecer muchísimo, el Taxus Media tiene un crecimiento lento y soporta muy bien la poda frecuente, lo que hace que este híbrido sea muy apreciado para realizar setos en jardines de bajo mantenimiento, también para arte topiario y un buen candidato para el bonsái. Puede también cultivarse en maceta y es ideal para jardines pequeños.

Desde la antigüedad, el tejo siempre ha sido un árbol utilizado en la ornamentación de cementerios, ermitas, iglesias y en lugares asamblearios de los pueblos, por su longevidad, al igual que sucede con los cipreses.

El Taxus Media también comparte con sus compañeros tejos un alto nivel de taxina en sus ramas, agujas y semillas. La taxina es muy tóxica para el corazón de los mamíferos. Solamente el fruto se puede consumir una vez retirada la semilla.

Flores de Taxus Media Hillii

El origen del Taxus Media Hillii

Es originario de Eurasia y América y pertenece a la familia Taxaceae. Popularmente esta y todas las demás especies se las conoce más familiarmente como tejo.

En su hábitat los tejos crecen como árboles aislado o de forma subordinada a otras especies de mayor porte como lo robles y abetos. En la actualidad en la Península Ibérica encontramos el Taxus baccata de forma más destacada como ejemplares en los sistemas montañosos de la mitad norte. Tres ejemplos de estos auténticos ‘Santuarios de la Naturaleza’ son:

  • El bosque de tejos de la Sierra del Sueve en Asturias: Las Tejedas del Sueve, bosque milenario considerado la mayor concentración de tejos (Taxus baccata) de Europa y una de las masas forestales más antiguas del continente.
  • La Braña de los Tejos en Liébana (Cantabria): La Braña de los Tejos está situada en una atalaya perfecta, una pequeña meseta elevada llena de tejos. Su visibilidad desde ella abarca los 360 grados y si a su ubicación se le añade la presencia de estos tejos tan singulares tenemos un lugar de especial belleza.
  • Bosque del Tejedelo entre Zamora y Orense: Un bosque de tejos milenarios que se encuentra situado en el término municipal de Requejo de Sanabria de la comarca de mismo nombre, en el cuadrante noroeste de la provincia española de Zamora.

Debemos también destacar que entre las distintas variedades de tejo, se encuentran diversos cultivares con hojas amarillas.

¿Cómo es el Taxus Media Hillii?

El Taxus Media Hillii es un arbusto de tamaño pequeño a mediano, perenne que tiene un crecimiento más lento que el tejo común. Es de porte columnar y puede alcanzar con los años una altura de tres a cinco metros y un diámetro de 0,5 a 1,5 metros.

Su follaje es muy denso cuando es joven, y se abre ligeramente en la parte superior con los años. Las agujas de un color verde muy oscuro miden unos 3 cm, estrechas, de tallo corto, muy espaciadas.

Las flores carecen de valor ornamental. Aparecen en la cara inferior de las ramas formando en las axilas de las hojas una inflorescencia en forma de cono que produce polen. Son globulares y tienen numerosos estambres.

Al ser una forma masculina no desarrolla los frutos rojos característicos de los tejos, lo que es ideal para jardines donde pueden haber niños pequeños.

Follaje Taxus Media Hillii

Cuidados del Taxus Media Hillii

Prefiere una ubicación en semisombra con cierto grado de humedad ambiental. Si su exposición es a sol directo siempre que no sea excesivamente fuerte también estará bien.

Es una planta que tolera muy bien el frío y puede soportar heladas.

El Taxus Media Hillii no tiene muchas exigencias en cuánto al suelo y puede vivir sin problemas en terrenos calizos. Es ideal un terreno fresco con muy buen drenaje porque aunque tiene cierto grado de tolerancia a la sequía, en condiciones de precipitación excesiva si el suelo debajo de la planta no está lo suficientemente bien drenado, morirá.

Como planta en maceta necesitará un volumen de al menos 30 litros y un sustrato aireado especial para coníferas. Debemos poner en la base de la maceta, una capa de arcilla expandida o grava para que tenga un buen drenaje.

Es una planta que soporta bien la sequía. Lo que no soporta es el encharcamiento, así que regaremos durante todo el año con moderación, aumentando algo el riego en períodos calurosos como el verano, pero recordando que es mejor menos que más.

Respecto a la fertilización, bastará el mismo abono que se aplique al mantenimiento del jardín. Solamente en caso de clorosis, esta se corregirá incorporando de vez en cuanto al agua de riego un quelato de hierro a la dosis recomendada por el fabricante. Una vez al año le aportaremos estiércol.

Soporta todo tipo de podas, aunque la más frecuente será la de formación. Como decimos se utiliza para arte topiario y para crear setos por su capacidad de brotación, a la vez que se le suma su lento desarrollo que evita realizar podas frecuentes.

Bordura de Taxus Media Hillii

Plagas y enfermedades del Taxus Media Hillii

Es una especie muy resistente, pero como todas las plantas, el Taxus Media Hillii puede verse afectado por plagas, enfermedades o fisiopatías relacionadas con un mal cultivo.

La cochinilla algodonosa ataca si la planta está débil, por lo que si hemos utilizado abonos orgánicos no debemos tener ese problema, pero en el caso de que aparezca en forma de manchas oscuras por la aparición del hongo negrilla, la trataremos con algún insecticida específico.

Debemos tener siempre en cuenta que aunque sea un arbusto poco exigente no tolera el encharcamiento. Si el terreno tiene buen drenaje sin problemas, evitaremos que se pudran las raíces y la aparición de hongos.

Si hemos plantado el Taxus en un terreno o sustrato excesivamente ácido puede tener malas consecuencias, así que lo comprobaremos y si así fuera le aportaremos cal para contrarrestar el efecto. En un terreno excesivamente ácido el tejo cambiará de color pasando del verde oscuro al amarillento con la pérdida de brotes.

Y por último, una reflexión sobre estos árboles que hace William Wordsworth, poeta romántico inglés:
‘Hay un tejo orgullo del valle Lorton, que aún hoy, en medio de su tiniebla, se yergue igual que en los viejos tiempos […] ¡Ser viviente, creció tan lento que morir no puede!’