El Pentas lanceolata es una planta vigorosa muy resistente al calor del verano, que nos regala agrupadas en ramilleres, montones de estrellas en forma de flores.

Esta planta la encontrarás en el mercado como una planta de temporada de finales de primavera a finales del verano. Es considerada en condiciones climatológicas favorables como una planta vivaz, si bien, el comercio ornamental la comercializa como planta anual.

Esta planta es utilizada en verano para dar toques de color en el jardín, pero también la podemos utilizar durante unas semanas como planta de interior de flor, donde también nos ofrecerá toda una paleta de tonalidades alegres resultando muy decorativas, eso sí, nada más detectemos que su crecimiento merma y disminuye la floración, la llevaremos al exterior.

El Pentas lanceolata como decíamos es ideal en jardinería con clima cálido para crear zonas de color mediante macizos, parterres, borduras o en macetas y jardineras. En estos últimos recipientes la podemos disfrutar en terrazas, patios y balcones.

Es una planta que aporta alto valor ornamental cuando son plantadas diferentes variedades juntas, que en su conjunto consiguen transmitir vida y color allí donde se hallen. Permiten también compartir espacio en combinación con otras especies.

El origen del Pentas lanceolata

Pentas es el nombre con el que se conoce esta planta de forma popular, aunque este nombre es el género al que pertenece esta especie, la más comercial como planta ornamental: el Pentas lanceolata, que pertenece a su vez a la familia Rubiaceae, siendo originaria de Arabia, Yemen y África oriental.

El género Pentas spp fue descrito por George Bentham y acoge a unas 80 especies de plantas herbáceas perennes de flor.

Pentas lanceolata de floración blanca

Entre las especies de Pentas spp nombramos las más conocidas que podemos encontrar: Pentas bussei, Pentas cleistostoma, Pentas lanceolata, Pentas longiflora, Pentas nobilis, Pentas schimperi, Pentas zanzibarica

Hoy día, existen gran diversidad de cultivares del Pentas lanceolata. Las nuevas variedades nos ofrecen plantas más fuertes en su desarrollo, más compactas y con una floración más duradera y un mayor surtido de colores. Esto desde el punto de vista de color nos permite sacar más partido al jardín.

¿Cómo es el Pentas lanceolata?

El Pentas lanceolata puede alcanzar una altura de más o menos 50 cm, creando matas densas con un cierto porte abierto, tanto a lo alto como a lo ancho.

Posee un tallo erecto y las hojas son de un color verde intenso con nervaduras muy marcadas. Son grandes con forma lanceolada que pueden alcanzar hasta quince cm de largo. Sus peciolos como el envés de sus hojas aparecen envueltos de cierta vellosidad.

Las flores aparecen en inflorescencia a finales de primavera y no censan hasta principios de otoño. Este tipo de inflorescencia se conoce como corimbo, un tipo de inflorescencia abierta, racimosa, donde el eje es corto y los pedúnculos de las flores son largos y salen a diferentes alturas del eje. El largo de cada pedúnculo (el rabillo que une cada flor al eje de la inflorescencia) es tal, que todas las flores del corimbo abren a un mismo nivel.

Estas flores las encontramos en distintas tonalidades de colores rojo, magenta, rosa, carmesí, malva y blanco, donde su centro según variedad es más o menos oscuro. Tienen forma de estrella con cinco puntas acabadas en punta. Son bastante melíferas y cuando comienza a bajar la temperatura, entrado el otoño, dejan de aparecer. El fruto es una cápsula que contiene muchas diminutas semillas de forma irregular de color marrón.

Pentas lanceolata de floración roja

Cuidados del Pentas lanceolata

Estamos ante una planta bastante rústica que podemos tener en floración casi todo el año donde el invierno sea suave y no baje de los 1ºC, aunque es cierto que cuando la temperatura baja de los 15ºC la planta ralentiza su desarrollo. Plantar el Pentas lanceolata en macetas o jardineras tiene la ventaja de cuando llegan los primeros fríos, poder resguardarlas en el interior y devolverlas al exterior una vez que haya pasado el riesgo de heladas, en primavera.

Su ubicación ideal será a pleno sol donde florecerá de forma abundante y con gran intensidad de color. Si la tenemos en semisombra obtendremos menos flores de colores menos intensos.

Les gustan los suelos ricos en materia orgánica, ligeros y bien drenados. Si plantamos el Pentas lanceolata en macetas debemos aportar antes del sustrato una ligera capa de grava o piedra volcánica para asegurarle un buen drenaje. El sustrato adecuado sería uno universal o para plantas de exterior. En caso de trasplante lo haremos al comienzo de la primavera para no afectar a su floración.

Es una planta que con temperaturas normales, el riego debe ser de forma moderada ya que no tolera el encharcamiento, como tampoco la sequía. Para un crecimiento radicular sano siempre conviene dejar que el sustrato se seque algo entre riegos. Cuando las temperaturas son altas, sí que requiere riego abundante evitando siempre el encharcamiento como indicamos.

Aprovecharemos el riego para aportar a nuestra planta un abono especial para plantas de flor. En la época de mayor calor será cada quince días la aplicación, a la dosis indicada por el fabricante, después cuando la temperatura es más fresca una vez al mes será suficiente.

Detalle de inflorescencia en Pentas lanceolata

Debemos ir retirando las inflorescencias cuando estén marchitas, cortando el tallo desde la base. Llegado el final del invierno rebajaremos la planta para que pueda comenzar su brotación en primavera.

El Pentas lanceolata se reproduce por semilla a finales de invierno en invernaderos con calefacción, si no lo haremos en primavera cuando el riesgo de heladas haya pasado. También se puede multiplicar por esquejes a principio de primavera.

Plagas y enfermedades del Pentas lanceolata

Respecto a plagas, al Pentas lanceolata le puede atacar la araña roja especialmente en verano, el pulgón en primavera y otoño, y la mosca blanca desde primavera a otoño. Todas estas plagas, se pueden evitar realizando tratamientos preventivos con un acaricida en el caso de la araña roja y con un insecticida en el caso del pulgón y la mosca blanca, asegurándonos de mojar bien el envés del follaje. Estos tratamientos se realizarán a la dosis indicada por el fabricante en el periodo de tiempo en que se pueden dar estas plagas.

En cuanto a enfermedades le puede afectar la Botrytis en caso de frío y humedad alta y las enfermedades de raíz Phytophthora y Fusarium con el exceso de humedad. La aplicación en ambos casos de un insecticida preventivo evitará que aparezcan si se dan esas condiciones de temperatura y humedad.

Un gran efecto ornamental que irradia vida y color donde se halle, es la combinación de tonalidades blancas, rosas y rojas en un macizo o gran contenedor.

Idiomas »