Planta especialmente apta para acotar límites en jardines formando borduras. Ideal para jardines rocosos y para engalanar terrazas en maceta.

Puedes disfrutar de la Laurentia axillaris de manera prolongada durante muchos meses. En jardines es capaz de cubrir taludes y pendientes siendo también apta en jardines rocosos. Puedes con ella formar borduras para acotar límites y también crear coloridos macizos combinándola si se desea con otras especies similares.

En macetas, incluso colgantes, o jardineras emplazadas en balcones, patios o terrazas soleadas son muy vistosas. Es una planta que luce espléndida en jardines costeros mediterráneos.

Debemos aclarar que la Laurentia axillaris es el sinónimo científico de Isotoma axillaris que también recibe los nombres vulgares de Lorenza y Flor Estrella, y aunque este género tiene varias especies como son Isotoma longiflora, Isotoma anethifolia, Isotoma tridens, Isotoma axillaris… en este artículo hablaremos de esta última refiriéndonos a ella como Laurentia axillaris.

El origen de la Laurentia axillaris

La Laurentia axillaris que pertenece al género Isotoma como comentamos al principio, ya que es el sinónimo científico de Isotoma axilaris, pertenece a la familia de las Campanuláceae que está integrada por unas doce especies de plantas perennes y herbáceas originarias de las regiones cálidas de Nueva Zelanda y Australia.

Laurentia axillaris en rosa

¿Cómo es la Laurentia axillaris?

La Laurentia o Isotoma axillaris es una planta de crecimiento rápido, herbácea y perennifolia. En zonas de clima frío se cultiva como planta anual. Sus tallos erectos forman una planta tupida de porte rastrero que no supera los 35 cm de altura.

Sus hojas de unos 8 cm de largo son alargadas, generosamente lobuladas y de un color verde claro.

Lo más interesante en esta planta es su floración que aparece desde primavera hasta ya entrado el otoño. La encontramos en color azul, blanco o rosa, según variedad. Estas flores son solitarias en forma tubular y estrellada que nos regalan al atardecer un delicado aroma.

Cuidados de la Laurentia axillaris

Su ubicación siempre debe ser a pleno sol, asegurar varias horas de sol al día hará que las plantas se mantengan compactas y que la floración sea espectacular.

Es una planta bastante rústica y resistente al frío, pueden soportar heladas ligeras esporádicas de hasta -2ºC.

La Laurentia necesita un suelo con muy buen drenaje y que contenga materia orgánica para que progrese adecuadamente.

Si las disponemos en macetas, o las plantamos en jardín, la primavera es la mejor época para su plantación al lugar definitivo. Debemos asegurarle un buen drenaje, no soporta el encharcamiento, así que en maceta, en la base pondremos una capa de grava o arcilla expandida.

La Laurentia tiene una notable resistencia a la sequía una vez está bien establecida, pero si se desarrolla en un medio relativamente húmedo siempre vegetará mucho mejor, así que no vale la pena hacerla pasar por una situación de estrés hídrico. La regaremos de forma moderada, aumentando en verano la frecuencia de los riegos.

Laurentia axillaris colgante

Si el suelo es rico en materia orgánica no será necesario aplicar ningún fertilizante, pero si queremos fomentar una floración más abundante, podemos aplicarle desde comienzos de primavera hasta final del verano, una vez cada quince días, un fertilizante para este tipo de planta de flor.

No hay que podarla, lo que sí es beneficioso para alargar la floración, es ir eliminando las flores marchitas para favorecer así, la aparición de otras nuevas.

Esta planta se propaga mediante semillas que sembraremos en primavera, obteniendo al cabo de unos cuatro meses plantas con flor. Debemos hacerlo cuando haya pasado el riesgo de heladas y en semillero con la temperatura adecuada.

Plagas y enfermedades de la Laurentia axillaris

La Laurentia axillaris es una planta de fácil cultivo y muy resistente, por lo que no suele tener problemas de plagas y enfermedades.

Laurentia axillaris en azul

Por cultivos colindantes, pueden ser atacadas por cochinillas o pulgones. Así que si los vemos merodear nuestros cultivos, podemos realizar un tratamiento preventivo ecológico contra estos insectos.

Sí que es muy importante que esté bien ventilada y vigilar el riego, que tenga muy buen drenaje y no quede encharcada.

La Laurentia o Isotoma axillaris hará que no tengas solamente estrellas en el cielo de tu jardín.