Seguro que Curry te suena a condimento, a especia de la gastronomía hindú, pero nada tiene que ver con la planta, salvo su inconfundible aroma.

La Helichrysum thianschanicum, planta del curry, es muy utilizada en la jardinería mediterránea, por su particular e intenso aroma y por su aspecto ornamental debido al color grisáceo de su follaje que destaca en los macizos aromáticos sobre el verde, en rocallas, en borduras… en todos los lugares su follaje y sus flores amarillas nos regalan un bonito espectáculo.

Esta planta está catalogada dentro del grupo de plantas aromáticas y condimentarias y es una excelente opción para incorporar a nuestro huerto urbano también. Por su fácil cultivo y por su resistencia que hace que se adapte muy bien a distintas temperaturas y cambios climáticos, también la hace ideal para jardines urbanos.

Aromática, generosa y fácil de cultivar. Qué más queremos para disfrutar de ella en maceta, tanto en el interior de nuestros hogares, con muy buena iluminación, como en nuestras terrazas, balcones, patios y jardines.

Tiende a veces a confundirse con la Lavanda, por la forma de la hoja y el color grisáceo del follaje, aunque su olor no tiene nada que ver, ni tampoco la flor en forma de botón amarillo intenso que florece desde mayo a septiembre, a diferencia de la espiga violácea de la Lavanda.

Como indicábamos al comienzo, la especia de cocina que conocemos como curry, recibe este nombre por el aroma similar que tiene con esta planta, aunque curiosamente en su elaboración no incorpora ni una sola hoja de la planta de curry. Aunque en su composición puede modificarse en gran medida, la especia suele llevar cúrcuma, ajo seco, canela, cardamomo, clavo, cilantro, comino, hinojo, fenogreco, jengibre, semillas de mostaza, macis, chile, pimienta…

Follaje de Helichrysum thianschanicum

En gastronomía se utilizan sus hojas (recomendable cuando ya están secas) para dar sabor a carnes y pescados. Las hojas picadas no tienen buena textura al paladar, por lo que se utilizan durante la cocción retirándolas al servir. Un ramito de hojas en las brasas hace que el pollo por ejemplo quede con un aroma exquisito.

El origen de la Helichrysum Thianschanicum

Helichrysum thianschanicum es una planta aromática perenne que pertenece a la familia Asteraceae. Es originaria de las montañas de Tian Shan en la frontera entre Kazajstán y China. Allí en su hábitat natural donde las temperaturas son extremas, de entre -20 y 40ºC, puede alcanzar gran altura.

El nombre más popular de la Helichrysum thianschanicum es Curry o Siempreviva, pero también se la conoce con otros nombres como enano eterno, dorado eterno, flor de Paja, planta de regaliz o inmortelle. Helichrysum significa en griego ‘sol de oro’ ya que podemos ver durante la floración una multitud de inflorescencias que sobresalen cubiertas de flores amarillas.

El tamil o támil es una lengua drávida que se habla principalmente en Tamil Nadu (India) y en el noreste de Sri Lanka. De esta lengua deriva la palabra curry, de ‘kari’, que significa ‘salsa’.

¿Cómo es la Helichrysum Thianschanicum?

La Helichrysum thianschanicum es una planta herbácea muy ramificada, de porte redondeado. Aunque en su origen alcanza una gran altura, en cultivo para hacerla más ornamental y decorativa se suele conservar en dimensiones menores y compactas que van de los 30 a 90 cm.

El follaje es muy parecido al de la Lavanda. Los delgados tallos son de crecimiento vertical abierto, en su base algo más grueso de un tono marrón y los más jóvenes de color gris plateado. Estos están cubiertos de hojas alargadas, lanceoladas, de borde fino, muy aromáticas y de un color verde grisáceo, brillantes y suaves al tacto.

Es a mitad de primavera cuando se produce la floración que suele durar hasta principio de otoño. Sus flores son redondeadas, pequeñas, de color amarillo brillante, como un botón que crecen reunidas en inflorescencias altas que sobresalen por encima de su follaje.

Contrastes con Helichrysum thianschanicum

Cuidados de la Helichrysum thianschanicum

Si queremos partir de semilla lo haremos en los primeros días de la primavera procurando mantener el sustrato húmedo hasta que germinen. Cuando las plantas adquieran el tamaño adecuado las trasplantaremos a una maceta procurando no apelmazar el sustrato. Lo haremos en una maceta de al menos 30 cm de profundidad, con el sustrato para plantas de exterior, de plantación o sustrato universal. Pero en el mercado encontrarás ya esta planta lista para seguir en maceta o plantarla en el jardín o el huerto. Además en varios tamaños.

El pH debe estar entre 6 a 7. La Helichrysum thianschanicum es una planta muy resistente a temperaturas extremas, recordemos que son plantas originarias de una región casi inhóspita. En verano puede aguantar hasta cuarenta grados y en invierno temperaturas bajas de hasta veinte grados bajo cero.

Ubicaremos la planta del curry para que vegete bien a pleno sol, recordemos que estamos ante una planta que produce flores y es aromática. Podemos cultivarla en maceta o directamente en suelo. Prefiere suelos algo arenosos, con buen drenaje y moderadamente fértil. Si el suelo es pobre le aportaremos un abono de liberación lenta. Si vamos a tener varias plantas de curry formando un macizo el marco de plantación será de al menos 40 cm entre cada planta.

El riego de la Helichrysum Thianschanicum será moderado evitando el encharcamiento. Es necesario mantener la planta bien hidratada, pero con un riego bajo control. Si la tenemos en maceta debe tener buen drenaje, pongamos grava o arcilla expandida en la base. El riego será aquí algo más frecuente, pero no olvidemos dejar que el sustrato se seque algo entre riego y riego. Si utilizamos un cubremaceta decorativo o plato, eliminar el agua sobrante en cada riego. Es una planta sensible al exceso de riego.

En cuanto al abonado, aprovecharemos los riegos para incorporar un abono universal. En primavera y otoño una aplicación mensual hará que nuestra planta crezca saludable.

La Helichrysum thianschanicum es una planta que tiende a despoblarse en su base. Así que si queremos mantener la planta compacta y bonita, podaremos a final del invierno sus tallos para que emita nuevos brotes, siempre por encima de un nudo de crecimiento. Aprovecharemos para realizar también una poda de limpieza donde se eliminan hojas secas o tallos secos e indeseados. Debemos cortar las varas florales a medida se vayan secando para mantener la planta en perfecto estado.

Flores de Helichrysum thianschanicum en jardín

Su multiplicación se puede realizar mediante esquejes durante el verano. Aunque las semillas son la opción digamos ‘natural’, ya que ellas solas se diseminan.

Plagas y enfermedades de la Helichrysum Thianschanicum

La planta del Curry no suele ser atacada por plagas dada su rusticidad si la mantenemos en condiciones adecuadas de cultivo, aunque casualmente podría verse afectadas por cochinillas que hayan atacado a otras plantas que estén ubicadas cerca de ella.

Sí debemos, sin embargo tener precaución en el riego, ya que es muy sensible al exceso de agua y al drenaje insuficiente. Son sus principales enemigos que le ocasionarían problemas fungicos y pudriciones.

Como hemos visto estamos ante una planta aromática espléndida y fácil de cultivar, ideal si tienes en mente tener plantas en el jardín, en el patio, en el balcón, en casa, en el huerto…