Más conocida como Papiro de Egipto, esta planta servía para elaborar los antiguos y famosos papiros para manuscritos.

El Cyperus papyrus es una planta muy llamativa a la hora de decorar estanques o zonas lagunosas por su rápido crecimiento y las pocas atenciones que necesita.

También resulta muy apropiada para tener en el interior del hogar, en patios, terrazas y balcones, ya que se puede cultivar en macetas.

Y es que qué pocas plantas son tan populares como el Papiro. Aunque hay varias especies similares, nuestra protagonista es la única que tiene las hojas cuyo grosor es del tamaño que tiene el hilo de lana.

Sus flores son insignificantes, pero no le hacen falta porque lo que prima en esta planta es su porte ya de por sí sólo, muy elegante.

El Papiro se desarrolla sin dificultad, pudiendo llegar a ser una planta invasora si no cuidamos su volumen vegetativo.

El origen del Cyperus papyrus

Es una planta originaria de la cuenca de mar Mediterráneo, aunque donde alcanzó su mayor difusión fue en Egipto, allí a orillas del Nilo y su delta crecía y se utilizaba para elaborar los antiguos papiros manuscritos. En la actualidad debido a que obstruía las vías fluviales y los canales de riego, la cantidad de esta planta ha descendido considerablemente en ese lugar.

Pertenece a la familia de las Ciperáceas, encontrándose catalogada como planta palustre o emergente siendo por tanto recomendada para ocupar espacios lindantes al estanque o cultivada en tierra húmeda.

Hojas de Cyperus papyrus

¿Cómo es el Cyperus papyrus?

El Cyperus papyrus en los estanques se comporta como planta acuática de rápido crecimiento y potente sistema radicular mediante rizomas. Es perenne y forma grandes y densos matorrales.

Su tallo es delgado y leñoso, de sección triangular, pueden alcanzar de tres a cinco metros de altura en suelo si está en maceta el tamaño será menor.

Las hojas de un color verde jade surgen en penachos en el extremo de los tallos. Son largas, firmes y delgadas dispuestas en abanico.

Su floración se produce durante las épocas calurosas del año. Las flores en forma de espigas de un color marrón no son tan decorativas como el follaje. El fruto es un aquenio.

Cuidados del Cyperus papyrus

La mejor ubicación que podemos procurarle será al sol o en semisombra a orillas de un estanque o en su interior donde utilizaremos macetas especiales para ello que mantienen la parte aérea a escasa profundidad. También en jardines pantanosos o en arriates de herbáceas estará bien.

En cuanto a temperaturas de desarrollo no tiene problemas de máximas, pero si hablamos de mínimas, sobre todo durante el invierno, acusará problemas de crecimiento en el caso de que bajo de los 10ºC.

Como planta ideal que es para estanques, el Cyperus papyrus no es muy exigente en cuanto a suelos. Pero como decimos siempre, eso no quiere decir que en un substrato rico vegete mucho mejor. En el mercado empresas fabricantes de substratos ponen a nuestra disposición preparados especiales para plantas acuáticas.

Floración del Cyperus papyrus

Es una planta que necesita mucha humedad, por lo que si está fuera de un estanque y la humedad no es abundante, el riego será diario en el exterior. En el caso de tener la planta en maceta el interior del hogar, el riego deberá ser cada dos días.

Durante la primavera y verano, es conveniente abonarla una vez al mes con un fertilizante líquido equilibrado.

Una vez plantado requiere que se le quiten los tallos secos o indeseados a finales del invierno, así que la podaremos con el fin de que pueda lucir como el primer día.

Para su multiplicación aprovecharemos ese momento del trasplante para hacerlo por división de mata, que se puede realizar en primavera.

Plagas o enfermedades del Cyperus papyrus

Al ser una especie muy rústica en su entorno natural es raro que tenga alguna plaga o enfermedad.

Quedará muy bien en cualquier rincón, independientemente de si lo cultivamos en maceta o en suelo. De lo que estamos seguros es que con esta planta lograremos que esa estancia luzca como nunca.