El Asteriscus maritimus es una planta ideal para utilizarla en jardinería muy próxima al mar y para jardines con bajo consumo de agua (xerojardinería).

Es una planta silvestre que podemos encontrar en las costas mediterráneas donde nos llama la atención la emisión de numerosas y atractivas flores amarillas que salpican de color las cosas mediterráneas desde abril a julio. Por sus características de rusticidad, el mercado ornamental la ha cultivado e introducido con gran éxito para la jardinería de clima mediterráneo.

Es una excelente especie para cubrir grandes superficies como planta tapizante donde combina a la perfección con otras especies como la Santolina sp, la Salvia sp, la Lavándula spp o el Myrtus communis, formando con ellos manchas de color muy armoniosas.

Si cultivamos el Astericus maritimus en macetas y jardineras crearemos unos atractivos puntos de color amarillo limón a un amarillo más dorado, dando un aspecto muy decorativo por su abundante floración y follaje que desbordan por sus laterales cayendo en cascada lo que la hace sumamente atractiva.

Para rocallas resulta muy interesante y es una de las plantas a destacar en obras de restauración vegetal. El Asteriscus maritimus es una planta muy resistente a la sequía, que crece muy bien a pleno sol en ambientes cálidos y secos, muy próximos al mar, bajo la influencia de ese aire cargado de humedad marina, pero lejos de las salpicaduras del mar.

El origen del Astericus maritimus

Esta planta pertenece al género Asteriscus Mill, a la que pertenecen tres especies más en la Península Ibérica:
· El Asteriscus aquaticus (L.) Less que es frecuente encontrarlo todo el territorio.
· El Asteriscus maritimus (L.) Less. [= Pallenis maritima (L.) Greuter] que se situa del litoral sur y este peninsular.
· El Asteriscus pygmaeus (DC.) Coss. & Durieu, que es la especie menos conocida y que exclusivamente se encuentra por el sureste semiárido (además del norte de África).

Como anteriormente has visto también es conocida científicamente como Pallenis maritima, y es una planta silvestre muy común en las zonas costeras del Mediterráneo. Pertenece a la familia Compositae (= Asteraceae) y de forma popular se la conoce con nombres tan bonitos como Margarita de mar, Margarita marítima, Asterico, Churrera, Estrella de mar o Estrellada de mar.

El nombre de Asteriscus proviene del griego Aster que significa estrella por la forma y luminosidad de su flor. Y Maritimus del latín por vivir en zonas muy próximas al mar.

Es una planta que en estado silvestre la encontrarías en pedregales, roquedos y arenales costeros de la región mediterránea compartiendo hábitats con otras especies capaces de crecer en suelos cercanos al mar como son el Chamaerops hymilis, el Rosmarinus officinalis o el Capparis spinosa por ejemplo.

Su distribución está centrada en el Mediterráneo occidental que alcanza por el este las costas mediterráneas de Grecia. También está presente en Portugal por el litoral del Algarve, y en España la encontramos desde Gibraltar hasta el Cabo de la Nao, sur de Valencia y Baleares.

Astericus maritimus en rocalla

¿Cómo es el Astericus maritimus?

La podemos describir como una planta de mata densa, perenne de crecimiento rastrero que puede llegar a cubrir una importante superficie de terreno.

La planta puede llegar a un altura de unos 25 cm. a través de sus tallos que son leñosos en su base, caídos y rojizos, que conforme se van secando pasan a un color que va del gris al pardo.

Las hojas cubren por completo los tallos y son de un color verde oscuro por su haz y más pálidas por el envés, de aspecto oblongo, lanceoladas con el extremo redondeado y cubiertas de pelillos blanquecinos algo ásperas al tacto.

Es en los meses de abril a julio cuando encontramos en España esta planta en plena floración. Una floración abundante con flores de color amarillo brillante que pueden variar de tono limón a dorado. Están agrupadas en inflorescencia y semejan a las clásicas margaritas. Las brácteas son lanceoladas de un color verde y de tamaño algo menor a los pétalos. La floración aunque se centra como decimos de abril a julio, la podemos ver hasta pasado incluso el mes de septiembre y en climas cálidos florecen casi todo el año.

Cuidados del Astericus maritimus

Su ubicación será siempre a pleno sol para mantener la planta compacta y que la floración sea espectacular en cantidad y en color.

Puede resistir temperaturas hasta -5ºC

Si bien el Asteriscus maritimus puede vivir en cualquier tipo de suelo, incluso pobre y con ambiente seco, vegetará mejor cuanto más rico sea el suelo, lo que hará que tenga mejor aspecto ornamental y alcance mayores dimensiones. Sí que debe tener suficiente drenaje para que no se encharque.

En el caso de que la queramos trasplantar a una maceta, el sustrato debe tener buena aireación. Podemos recurrir a un sustrato universal al que podemos añadir tierra de jardín y arena de río lavada o de sílice en las dosis que eviten su encharcamiento. Y en la base para favorecer el drenaje pondremos una capa de grava o arcilla expandida.

A la hora del riego, no necesita mucha hidratación. Recordemos que en su hábitat natural logra valerse de la humedad presente en el aire. Es una especie muy tolerante a la salinidad y al estrés hídrico, por lo que la regaremos para que tenga la humedad suficiente para que vegete mejor, sin encharcarla.

Astericus maritimus

La fertilización puede centrarse en abonados cada quince días en su época de floración con un fertilizante del tipo 18-15-24 más microelementos sin excederse de la dosis recomendada por el fabricante.

Si queremos una planta más frondosa, podemos despuntar sus brotes para que rebrote con más fuerza. Sí que es conveniente pasada la floración ir eliminando el follaje estropeado y en especial las cabezuelas secas de las flores que permanecen en la planta de un año para otro. Sobre este dato encontramos que en la zona de Alicante a esta planta se la llama ‘padrijo’, porque se ven acompañadas las cabezuelas viejas (padr) con las nuevas (ijo).

El Asteriscus maritimus se reproduce por semilla en su estado salvaje. Por lo tanto podemos hacerlo de esta forma si queremos reproducirlo. Aunque es más rápido y menos costoso hacerlo por esqueje durante la primavera o el otoño con un sustrato turboso controlando bien la humedad ambiente para evitar que se deshidraten mientras enraízan.

Plagas y enfermedades del Astericus matirimus

Estamos ante una planta que por sus características y rusticidad no suele verse afectada por las plagas más habituales que pueden invadir un jardín. Solamente puede ser atacada por limacos, ácaros y pulgones si el terreno donde se encuentra está muy descuidado.

Sí debemos prestar mucha atención al riego ya que no tolera el encharcamiento.

Por lo tanto el Astericus maritimus es una planta muy fácil de cuidar y de mantener que no nos dará ningún problema y si un punto muy alegre de color.