Este arbusto nativo de Sudáfrica debido a su naturaleza arquitectónica posee una sorprendente belleza: Sus globosas inflorescencias en blanco ó azul, que son uno de sus mayores atractivos.

Su nombre científico es Agapanthus africanus, aunque popularmente tenga nombres tan exóticos como Lirio del Nilo, Flor del amor, Lirio africano, Corona del rey, Agapanto…

Durante todo el año su follaje le aporta un gran valor ornamental y aunque suele tardar entre dos a tres años en florecer luego lo hace todos los años a lo grande, alegrando durante el verano cualquier lugar donde se coloque.

Al ser una planta muy resistente se utiliza en jardinería para formar vistosos macizos, aunque puede disfrutarse en maceta en balcones y terrazas, ya que es así como se cultiva antes de salir al mercado. También se utiliza como flor cortada en arreglos florales.

El Agapanthus africanus mientras no está en flor también actúa como planta cubresuelo, siempre que aumentemos la densidad de plantación.

Agapanthus africanus azul

El origen del Agapanthus africanus

Es un arbusto de origen sudafricano, en concreto de la provincia de El Cabo y aunque a primera vista nos parece una bulbosa por sus gruesas raíces, se trata de una herbácea que pertenece a la familia de las Liliaceae (Liliáceas).

¿Cómo es el Agapanthus africanus?

Es una planta herbácea, perenne y algo rizomatosa de raíces fasciculadas muy carnosas, que puede llegar a medir el metro y medio de altura.

Sus hojas son de un color verde intenso, lineares, de unos 30 cm. de longitud que durante todo el año nos aportan gran valor ornamental. Aunque lo más espectacular son sus flores en un color azul intenso o blancas reunidas en umbelas de 20 a 30 flores que aparecen desde mediados de primavera hasta bien entrado el otoño.

Cada globosa inflorescencia corona su largo tallo, que puede llegar a superar el mes de vida tranquilamente, aportando un gran toque de elegancia.

Cuidados del Agapanthus africanus

Su ubicación en el jardín debe de ser a pleno sol para que crezca de forma compacta, aunque en zonas muy calurosas la media sombra no le va a disgustar.

Agapanthus africanus blanco

Si hay heladas intensas debe protegerse, aunque tolera hasta los -15ºC, perdiendo su follaje a los -8ºC y recuperándolo en primavera.

Es poco exigente en cuanto a suelo, aunque uno fértil y bien drenado es el ideal. Es bastante resistente a la sequía, pero durante la floración el riego será abundante, por eso es importante que el suelo drene bien. Durante el reposo invernal evitaremos que tenga mucha humedad.

Para una buena floración los nutrientes son necesarios, por lo que en los meses de verano abonaremos la planta cada dos semanas.

Si lo queremos reproducir por semilla va a ser muy costoso, lo más rápido y seguro es hacerlo por división de mata. Para ello a finales de invierno o verano separaremos dichas matas y las plantaremos de inmediato procurando que no le falte la humedad hasta que enraíce.

Plagas y enfermedades del Agapanthus africanus

Es una planta muy resistente a plagas y enfermedades por su rusticidad, aunque puede sufrir ataques en su follaje de caracoles y de nemátodos y topos en sus raíces.