Preciosa planta herbácea, que suele estar presente en casi todos nuestros hogares por la elegancia de sus hojas y por sus escasas exigencias culturales.

El Chlorophytum comosum, es una planta clasificada de interior, aunque también es muy utilizada en jardines cálidos a la sombra de los árboles, por la belleza de su follaje de color verde con una banda blanca central. Sus hojas le dan cierta elegancia, son como cintas, péndulas y alargadas que nacen de una roseta basal.

Esta planta es conocida vulgarmente con nombres como Cintas, Malamadre o Lazo de amor. En los años 80 la NASA realizó un estudio con algunas plantas para comprobar la capacidad que tenían de purificar el aire, resultando que el Chlorophytum absorbió casi el 95% del monóxido de carbono del entorno en el que se encontraba.

En maceta es una planta muy decorativa, en una mesa, una peana, colgante en cestos suspendidos, empleándose mucho como planta de interior, donde luce espléndida en patios y terrazas. En la actualidad se está plantando también en parques y jardines en grandes agrupaciones a la sombra de los árboles.

El origen del Chlorophytum comosum

El género Chlorophytum con unas 200-220 especies de plantas perennes, pertenecen a la familia Liliáceas y es originaria de África meridional.

¿Cómo es Chlorophytum comosum?

Esta planta alcanza una altura de unos 20-30 cm.

Las flores son pequeñas de color blanco y crecen sobre largos tallos que salen desde la base. Cuando los pétalos caen se desarrollan nuevas plántulas que en contacto con la tierra, dan lugar a nuevas plantas (reproducción por estolones).

Chlorophytum comosum, flores

Cuidados del Chlorophytum comosum

Su ubicación nunca será a pleno sol ya que el follaje se estropea mucho, se torna amarillo y se quema. Es mejor mantenerla en semisombra si está al exterior y si está en el interior debe estar en lugares bien iluminados, cerca de una entrada de luz como una ventana, porque si no, perderá la banda blanca de las hojas.

Casi siempre se utiliza en interiores por lo que las heladas no deben de preocuparnos, de todas formas aguanta heladas débiles, de corta duración y no inferiores a -2ºC. El entorno tiene que estar ventilado pero sin corrientes de aire.

Es una planta de rápido crecimiento por lo que el cambio de maceta se hará como mínimo una vez al año, nos lo dirán las raíces cuando aparezcan por abajo del recipiente. Un sustrato ligero a base de turba es ideal.

El Chlorophytum comosum tolera bastante la sequía ya que almacena agua en sus raíces. Nunca debe estar encharcado. En verano lo podemos regar dos veces a la semana y en invierno con una vez cada quince días será suficiente. Lo que si agradece es que se le pulvericen las hojas de vez en cuando.

En primavera y verano que es su período de máximo crecimiento lo abonaremos cada 15 días con un fertilizante líquido. Y aunque no es una planta muy exigente, crecerá mucho más bonita si se la abona. La falta de nutrientes hará que la planta se vea sin brillo, como triste.

El Chlorophytum comosum se reproduce mediante división de mata o mediante los hijuelos que produce en los extremos de los largos tallos. Cuando estos aparecen y tengan pequeñas raicillas, aproximadamente al mes y medio de aparecer, conviene plantar estos hijuelos en un recipiente con sustrato universal, es lo que se denomina reproducción por estolones. Si no la queremos reproducir, deberemos cortar los estolones porque la planta madre dedica mucha savia a mantener estos hijuelos y eso hace que no reciba los suficientes nutrientes adquiriendo mal aspecto.

Chlorophytum comosum, estolón

Plagas y enfermedades del Chlorophytum comosum

Es una planta bastante resistente y de bajo mantenimiento que no suele presentar problemas de plagas y enfermedades.

Si aparecieran serían los pulgones y las cochinillas los que harían acto de presencia, que con un insecticida sistémico se pueden eliminar.

Si hay falta de humedad, podemos ver las hojas sin brillo, sin vida y eso puede ser debido a un ataque de araña roja, lo que un acaricida sistémico puede también eliminar. Debemos aumentar la humedad.

Algunas fisiopatías también podemos observar. Por ejemplo si las puntas están secas es que el ambiente es muy seco o le da el sol directo. Si las hojas están lacias, arrugadas, debemos trasladarla a un lugar más fresco, ya que se debe a un excesivo calor.

No recomendamos los abrillantadores para que las plantas luzcan brillantes ya que producen por su exceso, manchas marrones en las hojas en la mayoría de plantas. Es mejor limpiarlas pulverizando con agua.