El Caladium con sus increíbles hojas nos proporciona en el jardín y en el interior, toques de color tanto en colorido como en formas y tamaños.

Normalmente esta planta la disfrutamos en el interior de nuestros hogares, pero en toda la Costa Mediterránea donde el clima es bastante cálido está perfectamente adaptada al exterior, siempre manteniéndola protegida eso sí, del sol directo y de las heladas, aunque sean leves si se dan.

En su conjunto estamos ante plantas únicas que en la decoración de interiores crean puntos de atención muy valorados por diseñadores e interioristas, ya que nos ofrecen una paleta de colores, tamaños y formas muy variadas con sus grandes hojas, donde los colores se combinan en patrones muy atractivos.

Las hojas del Caladium combinan colores de rosa, rojo, verde y blanco, donde el contraste con los colores de sus nervios y bordes nos dan mucho juego en el paisaje, donde se emplean tanto en macetas, borduras y cubresuelos. Es espectacular ver una alineación de macetas o jardineras de una única variedad, así como en combinación de varios cultivares.

El Caladium como planta tropical de follaje, decorativa y multicolor, nos ofrece con sus grandes hojas, corazones por la forma y paletas de pintor por sus dibujos y combinaciones, gracias al trabajo de los profesionales genetistas.

Colección Caladium de Poleplants

El origen del Caladium

Aunque el Caladium se encuentra en Europa desde hace mucho tiempo, esta planta crece de forma natural, en las selvas de la Amazonia brasileña, las Guayanas y América Central.

Caladium es un género de plantas con flores que fue descrito por Étienne Pierre Ventenat y publicado en Magasin Encyclopédique. Pertenece a la familia Araceae. La conocemos también con nombres más populares como oreja de elefante, corazón de Jesús, alas de ángel, manto de la reina, paleta de pintor, caladio, capotillo… son nombres como es lógico, referidos al color que sobre una base verde combina gran cantidad de patrones, tamaños y formas de sus características hojas.

Durante mucho tiempo se ha realizado un intenso trabajo sobre esta planta a nivel genético resultando un gran número de híbridos y variedades, trabajando para darle más valor decorativo mejorando en sus hojas tanto el colorido, con colores combinados y puros hasta su forma y tamaño.

De todas sus especies, no todas son comerciales a nivel ornamental, siendo las más apreciadas para este mercado las siguientes:

  • Caladium bicolor. Esta especie es la que más han trabajado los genetistas y de las más comerciales. Sus hojas originarias son verdes con venas rojas y blancas. Sus espatas son de color blanco y amarillo. Entre sus variedades están el Caladium bicolor poecile, Caladium bicolor vellozianum, Caladium bicolor roseo-maculatum, Caladium bicolor surinamense, Caladium bicolor rubicundum,…
  • Caladium x Hortolanum (Caladium hortulanum). Las hojas de los híbridos y variedades derivadas de esta especie tienen la cualidad de tener un aspecto muy sutil, tanto que parecen de papel.
  • Caladium humboldtii. Todas sus variedades son de hojas pequeñas de color verde jaspeadas de zonas blancas en mayor o menor tamaño y forma.
  • Caladium picturatum. Sus variedades tienen hojas con la forma más alargada con nervios de color blanco que varían en tamaño según la variedad.
  • Caladium steudneri folium. Sus variedades presentan hojas muy verdes, brillantes, cerosas y acorazonadas, ligeramente jaspeadas de blanco.

Colección Caladium de Poleplants

También podemos encontrar estas otras especies comercializadas: Caladium marmoratum, Caladium andreanum, Caladium coerulescens, Caladium lindenii, Caladium macrotites, Caladium schomburgkii, Caladium smaragdinus, Caladium steyermarkii, Caladium ternatum, Caladium tuberosum,…

¿Cómo es el Caladium?

El Caladium es una planta herbácea con tubérculo, que le permite almacenar el agua y los nutrientes, el cual está dotado de yemas en la parte superior, emitiendo de ellas largos peciolos donde crecen las decorativas hojas que forman matas abiertas muy armónicas que pueden llegar a superar según variedades el metro de altura, aunque su altura media está situada entre los 45 y 70 cm.

Estas hojas en forma de alargado corazón tienen colores muy alegres y vistosos sobre una base verde donde se van alternando en distintas formas y tamaños colores como el blanco, rosa y rojo en distintos tonos, que le dan gran valor ornamental.

Raramente florecen en el interior. Las flores carecen de valor ornamental, son insignificantes, inflorescencias muy pequeñas que aparecen al final del verano. Tienen un sutil perfume y recuerdan a las de la Zantedeschia aethiopica (Cala) en su forma.

Las llamamos flores, pero en realidad son espatas. Una espata es una especie de hoja en forma de embudo, una amplia bráctea en este caso de color verde en el exterior y blanco verdoso en el interior con el limbo blanco que envuelve a la inflorescencia de un tamaño de 10 a 15 cm. de longitud. La inflorescencia es como una espiga (una espádice) con flores apiñadas muy pequeñas sobre un tallo carnoso, donde las flores masculinas están en la parte alta y las flores femeninas en la parte baja.

Las flores al ser fecundadas generan el fruto en forma de baya blanquecina.

Colección Caladium de Poleplants

Cuidados del Caladium

Debemos saber que el Caladium en verano es cuando alcanza su desarrollo máximo y con la entrada del otoño comienza a perder su follaje.

Si queremos que esto no ocurra, que el Caladium no pierda su follaje lo ubicaremos en un lugar donde la temperatura no baje de los 15ºC. Al ser un tubérculo si lo ubicamos en lugares donde hay riesgo de que baje esta temperatura, dejaremos secar el sustrato, sacaremos los tubérculos, los dejaremos almacenados en un lugar seco, frío y oscuro hasta su nueva plantación en jardín, maceta o jardinera hasta principio de primavera, cuando no haya peligro de bajas temperaturas.

En el jardín lo plantaremos en zonas umbrías y si lo ubicamos en el interior de nuestros hogares, debe estar muy bien iluminado sin luz directa solar y con la humedad ambiente elevada evitando las corrientes de aire fuertes y constantes.

Lo normal es que lo trasplantemos cada año, así que si lo hacemos en maceta o jardinera elegiremos un sustrato para plantas de interior con pH entre 5,5 y 6,5, que favorezca su drenaje. Los tubérculos deben enterrarse a una profundidad no más allá de los 3 cm, regando a continuación.

En el jardín iremos cambiando cada año la ubicación por si hubiera restos de enfermedades. Debemos mejorar la tierra si esta no drena bien y no es rica en materia orgánica. Como orientación diremos que a partes iguales debe contener compost, turba rubia y arena que no contenga sales.

En cuanto al riego ya sea en maceta, jardinera o en jardín, este será durante la primavera y el verano periódico y constante pero sin encharcamiento, asegurándonos de que la superficie está seca entre un riego y otro. Si lo tenemos en maceta o jardinera con plato, o lo vaciamos en cada riego o ponemos una capa de grava o arcilla para impedir que las raíces estén en contacto con el agua mucho tiempo. No se deben mojar las hojas ni utilizar abrillantadores.

Como comentábamos anteriormente, cuando comiencen a secarse las hojas, o sea comience a invernar iremos suspendiendo el riego. Cuando queden solamente los tubérculos, los arrancaremos para conservarlos y plantarlos en la próxima primavera tal y como indicamos más arriba.

En el momento de la plantación podemos incorporar un abonado de fondo. Durante primavera y verano, cuando el Caladium está en pleno desarrollo vegetativo le aportaremos en el riego un fertilizante líquido cada dos semanas del tipo 18-12-24 más microelementos.

El Caladium no lo podaremos, nos limitaremos a eliminar las hojas secas o estropeadas con unas tijeras bien afiladas y cortando a un par de centímetros del sustrato el peciolo.

El Caladium se puede multiplicar por tubérculos, semillas y cultivo in vitro. Nosotros dejaremos las semillas para los genetistas y el cultivo in vitro para los cultivadores y nos centraremos en los tubérculos, ya que podemos multiplicar el Caladium por la división de estos, siempre a comienzo de primavera y sin que se haya producido la brotación. Dividiremos el tubérculo procurando que cada parte contenga al menos dos yemas. Debemos sumergirlos en una disolución que contenga un fungicida de amplio espectro y lo dejaremos secar uno o dos días antes de su plantación.

Colección Caladium de Poleplants

Plagas y enfermedades del Caladium

Referentes a los tubérculos pueden ser dañados en el jardín por las mordeduras de topillos, los grillos topo (Gryllotalpa grillotalpa) y las raíces por nematodos.

También en el jardín y en maceta o jardinera los ácaros pueden aparecer por la falta de humedad ambiental y las temperaturas altas. Raramente pueden dañar sus hojas las orugas de ciertos insectos. Si hay cultivos colindantes con pulgón y cochinillas se verá afectado el Caladium también, así que vigilaremos los peciolos y nervios principales de las hojas.

Si utilizamos un buen sustrato y gestionamos bien el riego no debemos tener problemas de enfermedades, que aparecerían en el tubérculo.

Lo que si podemos tener si nos descuidamos son fisiopatías. Si la planta está expuesta a corrientes de aire frío o ha sido regada de forma insuficiente sus hojas se verán lacias, marchitas. Si las hojas se ven débiles y la temperatura es la correcta es por falta de abonado.

Queremos destacar que esta planta genera una especial pasión y llega a ser muy apreciada por los coleccionistas de plantas. En Florida (EEUU) todos los años se celebra en el mes de agosto el Caladium Festival, dedicado a esta planta en la localidad de Lake Placid.

¿A qué esperas para comenzar tu colección de Caladium?